En debate esp
Martes 20 de Diciembre de 2011

Que la sangre no llegue al río

Al complejo escenario económico se suman las tensiones políticas en el entorno del gobierno de Cristina. Pérez arrancó su gestión con buen ritmo.

Carlos Hernández
Columnista de UNO

El clima político se percibe muy espeso después del discurso de ruptura de Hugo Moyano. Todos estaban preparados para la demostración de fuerza y alguna sobreactuación del jefe de la CGT, teniendo en cuenta que fue perdiendo cuotas de poder en la medida en que Cristina subía en la consideración popular.

El líder camionero, que jamás convocó un paro general en los ocho años de kirchnerismo en el gobierno, quizás se sentía más cómodo en los tiempos en que oficiaba como garante de la paz social.

Si bien se esperaba que tensara más la cuerda que lo unía a la gestión presidencial, sorprendió su actitud, al punto de dejar en evidencia que es su debilidad política lo que lo anima a jugar al extremo. Los sindicalistas opositores han vislumbrado un nuevo referente para las peleas que se vienen. “Éste es mi secretario general”, se apuró a declamar su histórico rival, Luis Barrionuevo.

Queda claro que no todo es convicción ni idealismo en política, cuando lo que está en juego, con la excusa de representar intereses de los trabajadores, es una generosa caja, que el camionero calculó en cerca de 15 mil millones de pesos en torno de las obras sociales.

Lo que viene es la pelea por el Impuesto a las Ganancias, el reparto de utilidades de las empresas entre los obreros y, principalmente, el techo salarial para las discusiones paritarias en un 2012 que viene complejo para el escenario económico.

La Presidenta debe atenuar todos los ruidos políticos en el seno de su gobierno y en el cristinismo o peronismo que sostienen su poder. La puja prematura de los muchachos de La Cámpora con Daniel Scioli no es un buen presagio, pues lo que trasunta es la pelea anticipada por la sucesión.

La administración kirchnerista deberá ser eficiente en la “sintonía fina” para amortiguar el impacto del contexto internacional incierto, con tendencia a la desaceleración del crecimiento económico del PBI .

Se dependerá, una vez más, del precio de la soja y el comportamiento del mercado brasileño que amenaza con recesión, pero principalmente serán claves las medidas económicas que se adopten para moderar la inflación. Son cuestiones que no podrán encararse con éxito si la política se descontrola, en un gobierno que no tiene contrapeso en la oposición partidaria.

La Presidenta dio un mensaje de tranquilidad en San Rafael cuando dijo que quiere “un país para todos” y que “vine para unir a los argentinos”.

Su presencia en tierra mendocina, provista de inauguraciones y anuncios para la industria vitivinícola y la minería, no deja ser una buena señal para Francisco Pérez en sus primeros días de gestión. La buena relación con el Gobierno central es una base necesaria toda vez que se administra una cantidad portentosa de recursos presupuestarios y por fuera de él.
Si bien otra vez un artículo de la Ley de Leyes da ventajas a San Juan para reasignar cupos pendientes de la promoción, fueron los diputados nacionales del radicalismo los que más patalearon. En el fondo, el oficialismo mendocino sigue confiando que ha arrancado una etapa en que Mendoza no será discriminada en los repartos.

El gobernador ya ha transitado una semana prolífica, en la que se mostró tanto con referentes de la oposición como con los hombres de su palo, aquí y en Buenos Aires. Como quería, renunció el titular de Irrigación para allanarle el camino en la repartición más controvertida, fue al Pozo de Godoy Cruz, donde revirtió los reclamos por aplausos de las familias que viven de la basura y dijo presente en la cena del estratégico operador Juan Carlos Mazzón.

El sucesor de Jaque dio instrucciones para avanzar en las reformas institucionales, completó las segundas líneas del gabinete y ya tiene listos los proyectos de presupuesto e impositivos, con la eliminación de la tasa cero para los sectores exentos. Ayer estuvo, al calor de la presencia de Cristina, en los actos de San Rafael, para completar la primera semana con buen ritmo, como exigen los tiempos que corren y la agenda de la provincia.

Comentarios