Deportes
Viernes 02 de Diciembre de 2011

Rafa Nadal dominó a Juan Mónaco en la apertura de la final de la Davis

El argentino cayó ante el español, número 2 del mundo, en un duelo desparejo. 6-1 fueron los dos primeros sets para Rafa y 6-2 el tercero y definitivo. Videos y galería de fotos.

En Sevilla, Juan Mónaco perdió ante Rafael Nadal, en el primer punto de la finalísima de la Copa Davis. Fue 6-1, 6-1 y 6-3.

El argentino y el español, número 2 del mundo, se enfrentaron en un duelo, a priori, desparejo. Así quedó demostrado en todo el partido.

Apenas en dos games le hizo fuerza Pico al ex número 1 del mundo. Es que en el tercer game se produjo el primer quiebre del partido y ahí, quizás, "se acabó" el set.

Rafa mantuvo su ervicio y pocas veces cedió puntos con el mismo y con otro quiebre le bastó para llevarse el primer set por un aplastante 6-1.

El segundo parcial mantuvo la misma tónica. El primer quiebre fue para ponerse 2 a 0 y apenas ganó un game otra vez Mónaco. Rafa, que hace unos 15 días había dicho estar desgastado por el tenis, no lo demostró en la cancha y fue demoledor. Cuatro games consecutivos fueron suficientes para llevarse el segundo set, en algo más de una hora de juego, ya estaba 2-0 arriba.

 

El tercer parcial fue el más parejo de todos. Pico metió presión, salió "enojado", con todo y con orgullo y estuvo 2 a 2.

Pero apenas un quiebre fue necesario para terminar con el partido, que se llevó el español por 6-1, 6-1 y 6-2, en algo más de dos horas de juego. 

No hubo milagro de Pico, que hizo lo que pudo ante uno de los mejores tenistas de la historia.

Filtraciones entrometidas

Las condiciones climáticas con las que amaneció este viernes Sevilla finalmente no complicaron el inicio de la final de Copa Davis entre España y Argentina, luego de que la lluvia se filtrara en el estadio semitechado de La Cartuja y mojara el polvo de ladrillo.

Ante la amenaza de mal tiempo prevista para toda la jornada, los organizadores buscaron una solución rápida que no condicionara el arranque de la serie. Y así fue.

Comentarios