Más noticias
Lunes 12 de Diciembre de 2011

Realizaron una ablación múltiple en Alvear

La donante tenía 36 años y había sido hospitalizada por un ACV. El procedimiento se realizó el fin de semana 

El equipo del Incaimen llegó hasta el hospital Enfermeros Argentinos de Alvear para realizar una ablación múltiple a una donante sureña. La joven de 36 años, Balbina Verónica Pérez, había ingresado el viernes pasado a la madrugada con un accidente cerebro vascular (ACV) y pocas horas después se le diagnosticó muerte cerebral.

Una vez que se realizó la certificación del diagnóstico, la familia accedió a donar los órganos de la mujer y se puso en marcha el operativo, que finalizó a altas horas de la noche.

“Fue una situación dolorosa y traumática pero a la vez de mucho amor”, resumió, Emilio Andrés, director del hospital alvearense.

Debido a que el procedimiento se realizó en horario nocturno, los profesionales del Instituto Coordinador de Ablaciones e Implantes de Mendoza se movieron por tierra lo que imposibilitó una ablación total. Al no poder trasladar los órganos con rapidez a lugares alejados, solamente se realizó la separación de córneas, riñones y las válvulas cardíacas.

“El hospital estaba preparado, se trabajó junto a la comisaría 14 y la policía vial para que el operativo fuera más exitoso de lo que fue”, dijo.

Según comentó Andrés, los tiempos son acotados para llegar con los órganos al receptor. “Seis horas después de que se realiza la ablación, la droga para la mantención de los tejidos se vuelve contraproducente”, explicó.

La pista y el clima fueron factores determinantes para que no despegaran los aviones y se trasladara en vehículos los tejidos.

La pista de aterrizaje del aeródromo no esta habilitada y además no cuenta con balizados para demarcar el trayecto. Y en le caso del aeroclub local, es de tierra y tampoco cuenta con balizas o torre de control.
“Bajar de noche en un lugar que no se conoce es decisión exclusiva del piloto”, comentó Javier García presidente del aeroclub.
Además, en la tarde noche del sábado varios frentes de tormenta surcaban el cielo del sur mendocino.

“Había falta de disponibilidad de aeronaves y las tormentas no permitían un aterrizaje seguro en el aeródromo municipal”, acotó el director.

Más allá de esta situación “nos quedamos tranquilos porque se hizo todo lo posible y se dieron algunas soluciones” concluyó Andrés

Comentarios