Política
Miércoles 30 de Noviembre de 2011

Recién asumieron y los legisladores mendocinos ya planearon sus primeras vacaciones

Ambas camaras tratarán el presupuesto para el gobierno de Paco Pérez y luego entrarán en receso. Para entonces, sólo habrán estado un mes en sus bancas.

Por Javier Polvani

Recién empiezan en su nuevo trabajo pero ya tendrán vacaciones. A poco más de un mes de asumir sus bancas en la Legislatura provincial, los diputados y senadores provinciales electos el 23 de octubre gozarán de las primeras vacaciones en ese trabajo en enero, después de tratar el primer presupuesto del gobernador Francisco Paco Pérez, quien recibirá la banda de manos de Celso Jaque el 9 de diciembre.

Las dos cámaras legislativas acostumbran a entrar en receso durante dos semanas, por lo menos, en enero. Este año, como ocurre cada cuatro periodos, las vacaciones de los senadores y diputados beneficiarán a algunos políticos recién asumidos, ya que el receso alcanzará a la totalidad de los integrantes de las cámaras, más allá de que la mitad de estos no habrá cumplido aún dos meses en el ejercicio de la función.

Esta situación se repite cada vez que hay sucesión de gobernador, puesto que en el recambio legislativo de la mitad del mandato del Ejecutivo los diputados y senadores electos asumen en los últimos días de abril y gozan del primer receso laboral en julio, generalmente en coincidencia con las vacaciones de los estudiantes y los docentes. En cambio, los legisladores electos en los mismos comicios que el mandatario provincial asumen en diciembre y se toman las primeras vacaciones en enero.

Cada cuatro años, esta situación genera críticas y justificaciones, pero se mantiene sin alteraciones por el momento. Esta vez no será la excepción, a pesar de que todavía no se informó formalmente desde la Casa de las Leyes que en un mes –días más o menos- ambas cámaras entrarán en receso. El vicegobernador electo Carlos Ciurca, quien presidirá el Senado ya les confirmó a sus colaboradores que se tomará sus vacaciones en enero y los dejó en libertad para que hagan lo mismo.

Las vacaciones no sólo son para los legisladores sino también para sus secretarios y asesores, con lo cual muchos contratados que se sumarán al plantel que ya tiene la Legislatura de la mano de los miembros nuevos también se irán de vacaciones antes de terminar de tomarle el gusto al nuevo empleo. En los pasillos de la Legislatura y después de comprobar que no hay grabadores cerca, algunos diputados y senadores justifican las primeras vacaciones en el cansancio producido por la campaña electoral que enfrentaron los legisladores electos y sus colaboradores para llegar a ocupar una banca.

Mendoza tiene 86 legisladores: la Cámara Baja tiene 48 miembros, mientras que la Alta cuenta con 38 integrantes. La mitad, es decir 43 legisladores (24 diputados y 19 senadores) están debutando esta semana con el mandato que obtuvieron en las urnas en las recientes elecciones generales. Todos se van de vacaciones en enero, aunque todavía no se acordó con las autoridades de las cámaras en qué fecha se organizará el receso legislativo de verano.

Así, los legisladores nuevos tendrán sus primeras vacaciones antes de tener la posibilidad de presentar su primer proyecto. Es que hasta el 1º de mayo, en la Casa de las Leyes rige el periodo de sesiones extraordinarias, en el cual sólo pueden tratarse en las cámaras los proyectos que llegan impulsados desde el Ejecutivo.

La fecha precisa del receso se establecerá después de que el gobernador que viene remita su primer proyecto de presupuesto, acompañado de las leyes de avalúo e impositiva. Por ser la primera pauta de gastos e ingresos, la oposición suele ser mucho más flexible en el tratamiento. “El primer presupuesto se aprueba por más que no sea del todo convincente porque de lo contrario la actitud de los legisladores se puede interpretar como un golpe bajo al gobierno flamante”, confesó a diariouno.com.ar un radical que de tramites legislativos conoce como pocos.
 

Comentarios