Economía
Miércoles 23 de Diciembre de 2015

Reconocieron que en Mendoza se paralizó la construcción de 4.600 casas

Así lo reconocieron el ex titular del IPV, Omar Parisi (FPV), y el actual, Damián Salamone (Cambia Mendoza). Disienten en la deuda del instituto: la gestión anterior reconoce $120 millones y la actual habla de $550 millones.

Por Paola Alé
ale.paola@diariouno.net.ar
El nuevo titular del IPV, Damián Salamone, aseguró que desde agosto se ha congelado la construcción de 4.600 viviendas en Mendoza por falta de fondos tanto mendocinos, porque ya no había más dinero disponible, como nacionales, porque desde Buenos Aires dejaron de enviar los recursos necesarios para poder terminarlas.
El dato fue confirmado por el ex titular del instituto, Omar Parisi (del Frente para la Victoria). “Es cierto que estas obras están detenidas, pero era lógico que así sucediera, si no había dinero para pagar los sueldos, menos lo iba a haber para construcción”, sostuvo el ahora diputado peronista.
Salamone destacó además que hay 10.000 viviendas comprometidas pero sin financiamiento. “Se hace difícil poder programar con los grandes compromisos de la gestión anterior sin financiamiento”, manifestó el funcionario.
Sobre este punto, Parisi contradijo al nuevo titular: “Todas las viviendas tienen financiamiento de la Nación, falta conseguir los fondos provinciales”.
Qué harán con las obras
Según aseguró Salamone, la intención del nuevo gobierno es reactivar la construcción, sobre todo por el amplísimo déficit habitacional que existe en Mendoza.
Sin embargo, será complicado darle un cierre inmediato al problema. Basta fijarse en los números para entenderlo: según Cambiemos, el gobierno de Francisco Pérez concretó 5.500 viviendas en cuatro años, puntualmente en el 2014 se entregaron 400 y las demás quedaron en un impás. Con esta perspectiva, será complejo que se termine aceleradamente las 4.600 casas en construcción.
Los números fueron puestos en tela de juicio por Parisi, quien aseveró que durante la gestión de Pérez se entregaron 8.500 soluciones habitacionales, no sólo casas sino también ampliaciones.
“Lo que la gente de (Alfredo) Cornejo no está diciendo es que hay 1.000 inmuebles familiares que se pueden terminar en poco tiempo, porque les faltan apenas una terminación. Si se consiguen fondos, esto se concreta de inmediato”, afirmó.
El déficit que no coincide
Otro de los dichos conflictivos de Salamone fue respecto a la deuda adquirida por el IPV. Según sus cálculos, esta cifra asciende a $500 millones. 
La cifra se compone de la siguiente manera: $250 millones corresponden a fondos provinciales que se destinan a la construcción de casas familiares, $150 millones son los fondos que la Nación no envía desde agosto, y por último, $100 millones de “gastos varios” del instituto.
Por estos dichos lo salió a cruzar Parisi. “Desmiento absolutamente las cifras proporcionadas por Salamone. No sólo no las voy a avalar, sino que lo voy a citar a la Legislatura para que me explique estas cuentas, con los papeles en la mano”, señaló el ex director del IPV.
El tema es que, antes de dejar el directorio del instituto, Parisi hizo avalar por un escribano público el estado de las cuentas de cada gerencia que compone el instituto, y estos documentos están en su poder.
En cuanto a los datos que difunde el ex titular, son los siguientes: el plan Techo Digno le debe al IPV una cifra cercana a los $120 millones, mientras el Mejor Vivir tiene que enviar $150 millones más. Es decir, son $280 millones que la Nación todavía no le gira a la Provincia. En tanto, por el pago provincial de determinaciones de Nación (una especie de adelanto de fondos que realizó la Provincia y que Nación debe devolver).
En síntesis, para Parisi el rojo del IPV no supera los $120 millones, y ni cercano está a los $550 millones que asegura Salamone que posee. “Las declaraciones de Salamone son de una mala fe total, lo voy a citar para pedirle las debidas explicaciones”, subrayó el legislador. 

Comentarios