San Rafael
Martes 28 de Junio de 2016

Récords de lluvias en San Rafael por efecto de “El Niño”

Precipitaciones. Fueron muy superiores a lo habitual desde la primavera, especialmente en diciembre, enero, abril y mayo. Anticipan un invierno y primavera “normales”

  El fenómeno de “El Niño”, que ya entró en la fase neutra, dejó como saldo una primavera, verano y otoño demasiados húmedos, y ayudó a batir récords en San Rafael. Enero fue el más lluvioso de las últimas dos décadas y mayo de los últimos 30 años.
Este fenómeno climático que se presenta periódicamente entre diez y quince años en Sudamérica, se origina a partir del calentamiento de la superficie del océano Pacífico, a la altura del Ecuador, y desbarajusta los parámetros habituales del tiempo de esta parte del continente. 
En el caso de Mendoza, causó un aumento de las nevadas en la cordillera y de las lluvias en el llano, además de provocar días más fríos, especialmente en primavera, con jornadas muy frescas y nubosas.
Este “Niño” comenzó a gestarse a inicios de 2015, pero en el Sur mendocino se sintió con fuerza en setiembre pasado y cerró su ciclo a mediados de junio.
En casi todos los meses de este período el agua acumulada superó ampliamente la media histórica, en algunos casos varias veces de lo habitual, como diciembre, enero, abril y mayo.
El pico en valores absolutos se dio en enero, con más de 200 milímetros en algunas zonas del departamento, como Las Paredes y El Cerrito. Es decir llovió entre tres y cuatro veces más del promedio mensual, que ronda los 50 a 60 mm, tal como informó UNO San Rafael en su edición del 7 de febrero pasado.
Pero “particularmente los meses de otoño, que en promedio registran pocas lluvias, fueron muy húmedos. Y puntualmente mayo tuvo el valor más alto de los últimos 30 años, aunque abril (el agua acumulada) también fue alto”, dijo el ingeniero agrónomo Raúl Besa, que expuso sobre las consecuencias de “El Niño” junto con su colega Claudio Giardina, de la estación Rama Caída del INTA, en el seminario sobre “Cambio climático y sus efectos en la agricultura”.
En mayo también fue excepcional la cantidad de días con lluvias, ya que hubo 17 contra las 2 que hay en promedio en San Rafael. En cambio Malargüe tuvo 21 jornadas lluviosas. “También fue alto los números de días nublados y de humedad relativa”, añadió el especialista agrometeorológico.
Pero “El Niño” ya pasó y ahora se espera un invierno más “normal” (frío y con pocas lluvias) y una primavera con lluvias levemente inferiores a lo habitual para este período del año, y temperaturas y humedad normales, según adelantó Besa en base a las tendencias climáticas de los organismos meteorológicos.
José Luis Salas
unosanrafael2012@gmail.com

Comentarios