Economía
Martes 11 de Octubre de 2011

Renault anunció suspensiones para el mes próximo en su planta de Córdoba

La medida se aplicará todos los lunes de noviembre, según comunicó la automotriz. Esta decisión estaría vinculada con la baja en las exportaciones a Brasil.

La automotriz Renault anunció que suspenderá a sus operarios todos los lunes de noviembre en su planta cordobesa de Santa Isabel, en una medida que estaría vinculada con la desaceleración registrada en las últimas semanas en sus exportaciones a Brasil.

Renault Argentina informó por intermedio de un comunicado sobre la decisión, aunque se abstuvo de brindar motivos e indicó que en principio no se modificaría el programa de vacaciones de los trabajadores de la fábrica.

De todos modos, fuentes del sector dijeron que la medida obedecería a la caída de las ventas en Brasil, país al que Renault envía gran parte de lo que produce en la planta de Santa Isabel, ubicada en la ciudad de Córdoba.

La multinacional de origen francés suspenderá entonces sus actividades los lunes 7, 14, 21 y 28 de noviembre en la fábrica cordobesa e inició negociaciones sindicales para determinar en qué medida su decisión afectará los salarios de los trabajadores el mes que viene.

Un retroceso de la demanda de vehículos en Brasil sería el detonante de la decisión de la compañía, que exporta a ese país más de la mitad de los 115.000 rodados que produce la empresa aquí en forma anual.

Renault Argentina se convirtió de este modo en la segunda automotriz nacional en un lapso de apenas 10 días que anuncia la suspensión de personal a causa de la desaceleración que registra la economía de Brasil, después de Fiat.

La firma de origen italiano, al igual que la casa francesa, también exporta la mayor parte de su producción al país vecino, aunque tras cancelar un turno de trabajo en su planta cordobesa de Ferreyra -una decisión que afectaba a unos 400 operarios- resolvió dar marcha atrás.

Fiat había anunciado incluso que la fábrica iba a permanecer cerrada el viernes de la semana pasada, tras la suspensión de un turno laboral entre el lunes y el jueves, pero después de una gestión del Gobierno nacional, Brasilia le otorgó más licencias para importar y así destrabó la medida.

La crisis brasileña golpeó también aquí a la industria textil en los últimos días y la firma Alpargatas, controlada por el grupo Camargo Correa de Brasil, anunció que 2.500 empleados de su fábrica ubicada de Aguilares, de Tucumán, se tomarán vacaciones anticipadas por un período de una semana.

Además, otros 200 trabajadores de la planta fueron suspendidos con goce de sueldo por un plazo similar.

"Los problemas ya los tenemos en casa", advirtió el presidente de la Unión Industrial Argentina (UIA), José Ignacio de Mendiguren, tras conocerse los anuncios de Fiat -que luego quedó sin efecto- y de Alpargatas.

Las complicaciones económicas en Europa -por la debacle de Grecia-, la inestabilidad del sistema financiero en Estados Unido y sobre todo la desaceleración en Brasil, más que un llamado de atención, generan preocupación entre los industriales argentinos, como dejó en evidencia Mendiguren.

Para el titular de la UIA, Argentina "no está blindada" frente a la crisis mundial e insistió: "Hace dos semanas o tres, el problema lo empezamos a tener en casa, en la región, en un país como Brasil, que para nosotros es muy importante", por ser el principal socio comercial nacional en el Mercosur.

Si bien hizo esas advertencias, una llamada de sectores del gobierno habría obligado al titular de la UIA a dar marcha al otro día con sus advertencias, y consideró que los medios habían  magnificado sus declaraciones.

El Gobierno, por su parte, recogió el guante y admitió la posibilidad de que Argentina sufra un coletazo económico en caso de que se desacelere el intercambio comercial global, según palabras del viceministro de Economía y candidato a diputado por el kirchnerismo, Roberto Feletti.

El funcionario expresó este lunes que el país debe "tener mucho cuidado que no haya una caída en el comercio mundial", porque ello afectaría la demanda y terminaría impactando en la economía local, aunque pidió -por el momento- mantener la calma.

Fuente: NA
 

Comentarios