Economía
Martes 11 de Octubre de 2011

Renault anunció suspensiones pero luego salió a desmentirlas

La medida había trascendido desde la misma empresa pero más tarde, en un escueto comunicado que terminó siendo difundido por el Ministerio de Industria de la Nación, la terminal de Córdoba aseguró que "no existe ninguna medida excepcional de fabricación prevista o confirmada para el mes de noviembre".

En medio de un clima de fuertes tensiones, la automotriz Renault Argentina salió a negar este martes por la noche tener previsto levantar turnos o suspender personal de la planta que posee en la localidad cordobesa de Santa Isabel, a pesar de que la información había trascendido desde la propia empresa durante la jornada.

En un escueto comunicado que terminó siendo difundido por el Ministerio de Industria de la Nación, la terminal aseguró que "no existe ninguna medida excepcional de fabricación prevista o confirmada para el mes de noviembre".

Renault señaló que "los niveles de producción de su fábrica de Santa Isabel para octubre están garantizados tal como fueron previstos".

La decisión de emitir el comunicado se tomó luego de que fuentes de la compañía y del sector gremial filtraran a la prensa que la automotriz pretendía paralizar las actividades todos los lunes de noviembre, ante la caída en la demanda desde Brasil.

En su intento de desmentir, la empresa explicó que "el volumen de fabricación es un ítem que se revisa a diario y se modifica en estricta relación con la demanda del mercado local y de exportación", dando lugar a todo tipo de especulaciones.

Fuentes del sector automotriz revelaron que son notorias las presiones del gobierno nacional para que, a pocos días de las elecciones, no trasciendan decisiones vinculadas con suspensiones o caídas de actividad.

Así ocurrió la semana pasada cuando FIAT comunicó oficialmente suspensiones y al otro día día fue obligada a dar marcha atrás por el gobierno.

Fuentes de la automotriz Renault habían indicado más temprano que suspendería a sus operarios todos los lunes de noviembre en su planta cordobesa de Santa Isabel, en una medida que estaría  vinculada con la desaceleración registrada en las últimas semanas en sus exportaciones a Brasil.

Para evitar la acumulación de más stocks, la multinacional de origen francés iba a suspender actividades los lunes 7, 14, 21 y 28 de noviembre en la fábrica cordobesa e iniciado negociaciones sindicales para determinar en qué medida su decisión afectará los salarios de los trabajadores el mes que viene.

Un retroceso de la demanda de vehículos en Brasil sería el detonante de la decisión de la compañía, que exporta a ese país más de la mitad de los 115.000 rodados que produce la empresa aquí en forma anual.

A tal punto se interesó en el tema el gobierno, que durante la noche el Ministerio de Industria sostuvo que Renault informó a esa cartera que "los niveles de producción de su fábrica de Santa  Isabel para el mes de octubre están garantizados tal como fueron previstos".

"Asimismo, la empresa aclara que el volumen de fabricación es un ítem que se revisa a diario y se modifica en estricta relación con la demanda del mercado local y de exportación", agregó la gacetilla de prensa.

Según indicó el Ministerio, "no existe -por lo tanto- ninguna medida excepcional de fabricación prevista o confirmada para el mes de noviembre".

El Gobierno viene llamando a las automotrices por estos días, para pedirles que no suspendan personal.

Renault Argentina se convirtió de este modo en la segunda automotriz nacional en un lapso de apenas 10 días que amaga suspender personal a causa de la desaceleración que registra la economía de Brasil, después de Fiat.

La firma de origen italiano, al igual que la casa francesa, también exporta la mayor parte de su producción al país vecino, aunque tras cancelar un turno de trabajo en su planta cordobesa de Ferreyra -una decisión que afectaba a unos 400 operarios- resolvió dar marcha atrás.

Fiat había anunciado incluso que la fábrica iba a permanecer cerrada el viernes de la semana pasada, tras la suspensión de un turno laboral entre el lunes y el jueves, pero después de una gestión del Gobierno nacional, Brasilia le otorgó más licencias para importar y así destrabó la medida.

La crisis brasileña golpeó también aquí a la industria textil en los últimos días y la firma Alpargatas, controlada por el grupo Camargo Correa de Brasil, anunció que 2.500 empleados de su fábrica ubicada de Aguilares, de Tucumán, se tomarán vacaciones anticipadas por un período de una semana.

Además, otros 200 trabajadores de la planta fueron suspendidos con goce de sueldo por un plazo similar.

Fuente: NA

Comentarios