Mundo
Miércoles 04 de Noviembre de 2015

Renunció el primer ministro de Rumania tras un incendio en una discoteca que dejó más de 30 muertos

El primer ministro de Rumanía, Victor Ponta, anunció este miércoles su dimisión y la de su gobierno en pleno tras multitudinarias protestas por la muerte de más de 30 personas en un incendio de un club nocturno en la capital del país, Bucarest, durante el fin de semana.
"Entrego mi mandato, dimito, e implícitamente lo hace mi gobierno también", dijo Ponta el miércoles en un comunicado. Se mantendrá en el poder hasta que el nuevo ejecutivo asuma el cargo, apuntó.
"Estoy obligado a tomar nota de las quejas legítimas que existen en la sociedad", agregó Ponta. "Espero que mi renuncia y la de mi gobierno satisfaga las demandas de los manifestantes".
El presidente del país, Klaus Iohannis, designará a un nuevo primer ministro para que forme gobierno, que deberá recibir el apoyo del parlamento. Si la cámara lo rechaza en dos ocasiones, se convocarán elecciones anticipadas. Está previsto que Rumanía celebre elecciones parlamentarias en diciembre de 2016.
El vicepresidente del opositor Partido Liberal, Catalin Predoiu, alabó las dimisiones diciendo: "Esta es una victoria de la calle. Es una lección para todos los políticos".
El alcalde del distrito donde sucedió la tragedia, Cristian Popescu Piedone, anunció a la prensa el miércoles que también presentará su renuncia alegando que es moralmente culpable del incendio más letal en la historia del país.
"Asumo la culpa moral. En cuanto a la (culpa) legal, dejaré que la justicia se pronuncie", explicó.
El número de víctimas mortales en el incendio del club nocturno Colectiv el pasado viernes sigue siendo de 32, aunque algunas de las 130 personas que siguen ingresadas están en estado grave o crítico.
Unas 20.000 personas salieron a las calles de Bucarest el martes por la noche en una protesta espontánea pidiendo la dimisión de Ponta, del ministro de Interior, Gabriel Oprea, y del alcalde del vecindario donde se encontraba la discoteca.
Gritaban "¡Qué vergüenza!" y "¡Asesinos!" y ondeaban banderas de Rumanía. El incendio del viernes se sumó al descontento contra el gobierno, al que muchos consideran corrupto, que llevaba gestándose un tiempo.
En un mensaje en su página de Facebook el martes por la noche, Iohannis escribió: "Entiendo lo que se pide y lo que se espera y, tienen razón, alguien tiene que asumir la responsabilidad política".
"El proximo paso corresponde a los políticos, que no pueden ignorar este sentimiento de revuelta", agregó.
Testigos dijeron que el incendio comenzó durante un concierto de heavy-metal en el club, ubicado en un sótano, cuando una chispa de un espectáculo pirotécnico prendió la decoración de espuma, provocando una estampida en la única salida del local.
Fuente: AP

Comentarios