Mundo
Lunes 08 de Febrero de 2016

Repudio mundial por el lanzamiento de un misil intercontinental desde Corea del Norte

El ensayo tiene un claro fin militar, pese al reclamo del régimen comunista sobre que sólo puso en órbita un satélite de uso civil.

El Consejo de Seguridad de la ONU condenó enérgicamente, tras una reunión de urgencia, el lanzamiento de un misil de largo alcance por parte Corea del Norte y anunció que aprobará sanciones "en respuesta a estas peligrosas y graves violaciones". Las sanciones tendrán carácter económico. Argentina se sumó al coro de condenas internacionales contra el régimen norcoreano.

Pyongyang anunció la "puesta en órbita de un satélite" mediante un cohete. El presunto lanzamiento con fines pacíficos fue condenado por la comunidad internacional, que consideró en forma unánime que se trató en realidad de un test de misil balístico intercontinental apenas encubierto. Pocas horas después del lanzamiento, Corea del Sur y Estados Unidos anunciaron el inicio de negociaciones para desplegar en territorio surcoreano el sistema antimisiles estadounidense THAAD, uno de los más modernos del mundo. Corea del Sur ya posee baterías antimisiles Patriot, que ayer podían observarse en Seúl.

En Nueva York, la declaración del Consejo de Seguridad fue aprobada en una sesión de emergencia por sus 15 miembros, incluido China, el principal, sino único, aliado del régimen de Pyongyang. "Los miembros del Consejo de Seguridad adoptarán rápidamente una nueva resolución imponiendo medidas significativas en respuesta a estas peligrosas y graves violaciones" de resoluciones de la ONU, indica la declaración.

Para el embajador chino, Liu Jieyi, la resolución deberá "reducir la tensión, trabajar por la desnuclearización y el mantenimiento de la paz y la estabilidad, y promover una solución negociada"Su homólogo ruso, Vitali Churkin, abogó por una resolución "razonable que no conduzca al colapso económico de Corea del Norte", una de las obsesiones de Pekín.

El lanzamiento, que ignora las resoluciones anteriores de Naciones Unidas y las advertencias previas de las grandes potencias, tuvo lugar un mes después de que Corea del Norte procediera a su cuarto ensayo nuclear.

El cohete despegó desde la base de Dongchang-ri, en el noroeste del país. El lanzamiento fue ordenado personalmente por el dictador Kim Jong-un y "puso en órbita con éxito nuestro satélite de observación terrestre Kwangmyong 4", informó la televisión estatal. La puesta en órbita del satélite no pudo ser confirmada. Una fuente estadounidense de defensa dijo que al parecer "hubo algo que llegó al espacio". Corea del Sur señaló que el volumen del objeto puesto en órbita es menor al que requiere un satélite. Corea del Norte dice que el lanzamiento es parte de un programa espacial civil, algo que nadie cree. Todos consideran que fue un ensayo camuflado para dotar al régimen de misiles intercontinentales capaces de transportar bombas atómicas hasta cualquier lugar del planeta. Es que, sencillamente, un misil balistico de gran alcance es también utilizable como lanzador de satélites. El 6 de enero Corea del Norte realizó una prueba nuclear, también violando las resoluciones de la ONU. Norcorea afirmó incluso que se trató de su primera bomba "H", algo que pareció una afirmación exagerada a especialistas.

En Seúl, el teniente general Thomas Vandal, comandante del ejército de Estados Unidos con sede en Corea del Sur, dijo junto que es "hora de avanzar" en el despliegue del sistema antimisiles THAAD "para reforzar la defensa antimisiles de la alianza Corea del Sur-EEUU".

Pekín manifestó su "pesar por la insistencia de la República Democrática Popular de Corea de realizar un lanzamiento de misiles pese a la oposición internacional". Corea del Norte "tiene el derecho al uso pacífico del espacio, pero este derecho está limitado por las resoluciones del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas". Estas resoluciones prohíben a Norcorea este tipo de lanzamientos, dadas sus abiertas intenciones destructivas para con sus vecinos del Sur y otros países de la región, como Japón. Este país también hizo un seguimiento telemétrico del disparo norcoreano. Pese a la alarma, muchos expertos dudan de la capacidad de Corea del Norte para amenazar países como Estados Unidos, ya que lanzar un misil intercontinental es relativamente sencillo en comparación con la tecnología necesaria para el reingreso controlado en la atmósfera de su carga nuclear. La navegación de la ojiva y su puntería hacia el blanco mientras se mueve a decenas de miles de km por hora requieren de una ingeniería que sólo cinco naciones manejan con seguridad.


Argentina
El ministerio de Relaciones Exteriores y Culto de Argentina publicó un comunicado en el que "condena enérgicamente el lanzamiento de un cohete espacial que se habría efectuado con el uso de tecnología de misil balístico" por parte de Corea del Norte. Es "una violación de las obligaciones internacionales, en particular de diversas resoluciones del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas".

Comentarios