San Rafael
Lunes 13 de Julio de 2015

Retoman el proyecto de la represa El Baqueano

Primer paso. Se lanzó una licitación nacional para hacer el estudio y proyecto del dique y central hidroeléctrica. Objetivo. El trabajo se hará en un plazo de 11 meses y tiene como fin dejar todo listo para licitar su construcción.

El viejo proyecto de una represa intermedia entre Agua del Toro y Los Reyunos ha sido reflotado. En los últimos días el Ministerio de Planificación Federal de la Nación publicó el llamado a licitación para hacer los estudios del dique y central hidroeléctrica El Baqueano, un paso necesario para impulsar su construcción.
La empresa o consultora que gane la licitación deberá realizar el proyecto y planos de las obras, calcular los costos, determinar el volumen del embalse, hacer los estudios ambientales y la documentación de los pliegos de licitación, entre otras tareas.
Es decir que deberá dejar todo listo para poder licitar su construcción cuando se consiga el dinero necesario para ello.
Las propuestas de los oferentes se abrirán el 11 de agosto próximo en la ciudad de Buenos Aires y el estudio deberá realizarse en un plazo máximo de once meses corridos, según lo establecido por el pliego de licitación
Cuenta con un presupuesto de 15,6 millones de pesos aportados por el Programa de Estudios del Sector Energético que depende de la Secretaría de Energía nacional.
Este plan ha obtenido un préstamo de la Corporación Andina de Fomento con el que financia parcialmente este estudio, denominado “Aprovechamiento Hidroeléctrico del Río Diamante en El Baqueano”, y otros similares en distintos ríos del país para identificar nuevas fuentes de generación de electricidad.
La necesidad de aumentar la generación de electricidad en el país, que en la última década no ha crecido en el mismo nivel que el consumo, torna imprescindible la construcción de nuevas centrales como la de El Baqueano.
 
Ubicación
La proyectada represa se ubicaría en la zona del Cañón del Diamante conocida como “Agua de la Mora”, que ya había sido señalada por un estudio de la desaparecida Agua y Energía de la Nación (AyE).
Allí existe un profundo valle fluvial en forma de “V” apto para crear el embalse de la futura central de energía eléctrica que se sumará a  las de Agua del Toro, Los Reyunos y El Tigre.
Entre las tres producen anualmente 595 GWh (promedio del período 1990-2012).
Su máxima generación llegó a 943 GWh en 2006 y su mínimo fue de 375 GWh en 1997, según el sitio de Internet de Hidroeléctrica Diamante SA (HIDISA), empresa que integra el grupo Pampa Energía.
La conformación del lago artificial es otro beneficio porque también potenciará turísticamente el Cañón del Diamante, donde está pendiente la construcción del camino por el  interior para lograr un desarrollo similar al Valle.
Las centrales del Diamante datan de la década del 80
El tramo medio del río Diamante, comprendido entre la represa de Agua del Toro y la Villa 25 de Mayo ha sido objeto de sucesivos estudios desde la década de 1930. El último estuvo relacionado al Baqueano y fue realizado en 1983 por la Jefatura de Estudios y Proyectos Zona Cuyo de la ex Agua y Energía
De las tres centrales actuales, la primera en construirse fue Agua del Toro, con 150 MW de potencia instalada que comenzó a generar en 1982. Dos años después ingresó en operación comercial Los Reyunos, que posee una potencia instalada de 224 MW.
La pequeña central hidroeléctrica El Tigre, que utiliza los caudales descargados del embalse compensador del complejo Los Reyunos y tiene una potencia instalada de 14 MW, comenzó a generar en 1989.
El embalse Agua del Toro provee regulación de los aportes de agua para fines energéticos, el embalse compensador estacional Los Reyunos adapta las descargas a los requerimientos para usos consuntivos (riego, uso humano), en tanto que El Tigre actúa como contraembalse para el bombeo y provee la regulación semanal de las descargas de Los Reyunos.
Para completar el aprovechamiento del río, resta solamente la construcción de una obra en el tramo comprendido entre la central de Agua del Toro y el fondo del lago de Los Reyunos.
Por José Luis Salas

Comentarios