Espectáculos
Domingo 27 de Noviembre de 2011

Revelaciones y un tributo

Por Fabienne Faur - AFP
 

Como actriz, Diane Keaton dijo que prefiere el momento de besar a su pareja, especialmente si se trata de Jack Nicholson; pero Ahora y siempre, la primera autobiografía de la protagonista de Annie Hall y ex novia de Woody Allen, es sobre todo un tributo a su madre.

"¿Por qué escribir estas memorias? Porque mamá flota a mi alrededor, porque no quiero que se vaya, incluso si ha desaparecido" en 2008, escribió la actriz en sus memorias publicadas días atrás en Estados Unidos y ya traducidas al español.

Como un collage, el libro mezcla recuerdos de la actriz en El Padrino, Manhattan, Reds o Baby Boom, con extractos de 85 diarios íntimos escritos por su madre, Dorothy, y descubiertos después de su muerte tras sufrir de Alzheimer.

Además de mostrar las frustraciones de su progenitora, un ama de casa en la década de 1950 y, según Keaton, "una artista en busca de su arte", la actriz, de 65 años, relata sus romances con Woody Allen, Warren Beatty y Al Pacino, su período enferma de bulimia, y la adopción, sola, de sus dos hijos.

Keaton, que en realidad es el apellido de soltera de su madre, nació como Diane Hall en California, donde vivió hasta los 19 años, cuando se fue a Nueva York para tomar clases de actuación.

"Yo hice (el musical) Hair", contó ante unas 300 personas en una fiesta de promoción del libro en Washington. Pero "me encanta trabajar de día y el teatro es sólo en la noche", agregó, con su típico sombrero y su amplia capa con cinturón de cuero, la vestimenta que la distingue.

La actriz evocó luego la bulimia que padeció cuando era joven, ennumerando los kilos de alimentos con los que se atragantaba antes de vomitar.

También recordó cómo su pareja Woody Allen, con quien empezó a salir en 1968, escribió para ella Annie Hall, una película "realizada sin ningún esfuerzo. Nadie esperaba algo importante. Pasamos un buen momento paseando por Nueva York", contó.

"Ponte lo que quieras", le dijo Allen. "Robé ideas de las mujeres que vestían informalmente en Nueva York. Los pantalones caqui, las chaquetas, las corbatas, eso son ellas. Le robé la idea del sombrero (a la actriz francesa) Aurore Clement", recordó la actriz.

La película que según ella "cambió" su vida le valió un Oscar en 1978.

"Extraño a Woody. El se avergonzaría si supiera lo mucho que amo, pero soy lo suficientemente inteligente como para no decir nada, él detesta la naturaleza grotesca de mi amor", bromeó.

De la trilogía de "El Padrino", comentó: "Para mí, esto no es más que una sola cosa. Al (Pacino). Es así de simple...". "Era un artista", escribió, y también incluyó algunos finales diferentes previstos por Francis Ford Coppola.

Según ella, la adopción de su hija Dexter y de su hijo Duke, actualmente de 16 y 10 años, le permiten vivir "en el mundo real", como dijo durante una firma de libros.

¿Su película favorita? "Nunca odié una película que me dio la oportunidad de besar a un hombre", dijo, provocando risas en su audiencia. Sobre todo destacó "Somethings Gotta Give", donde tenía que besar a Jack Nicholson. "Él tenía que dejarme hacer. Yo olvidaba el texto todo el tiempo. Así que tuve que besarlo una vez, y otra y otra".

Comentarios