Espectáculos
Martes 11 de Octubre de 2011

Revelaron que Michael Jackson sufría de vitíligo, artritis y era casi ciego

En otra jornada del juicio al médico por la muerte del Rey del Pop, el forense encargado de la autopsia además insistió en que se trató de un homicidio por sobredosis causada por un error del galeno. Una nueva e impresionante foto se presentó durante el proceso.

En una nueva jornada del juicio por la muerte de Michael Jackson el forense y el médico acusado de negligencia revelaron que el Rey del Pop sufría de vitíligo (una enfermedad de la piel), artritis y problemas de próstata. También se dijo que tenía una costilla de más y estaba casi ciego.

Además, tal como ocurrió a fines de septiembre, se presentó otra impresionante foto del cadáver, donde se ven claramente varias inyecciones aplicadas en el brazo izquierdo del cantante.

El forense encargado de realizar la autopsia de Michael Jackson insistió en tratar la muerte del Rey del pop como un homicidio por una sobredosis causada por un error de su médico y no por el propio cantante.

Christopher Rogers declaró en el juicio contra el doctor Conrad Murray en la Corte Superior del condado de Los Ángeles.

Murray, de 58 años, está acusado de homicidio involuntario por el fallecimiento del cantante y se enfrenta a una pena de hasta cuatro años de prisión si recibe una sentencia desfavorable por la muerte de Jackson, víctima de una intoxicación aguda de sedantes, en concreto del potente anestésico propofol.

Según el forense, el estado de salud de Michael Jackson estaba por encima de la media de los hombres de 50 años y no presentaba problemas cardíacos. La Fiscalía afirma que Murray cometió una "flagrante negligencia" que tuvo como causa directa la muerte del cantante al administrarle los fármacos que acabaron con su vida y tratar de ocultar evidencias, mientras que la defensa argumenta que fue Jackson quien se tomó la dosis letal de medicamentos.

Los abogados de Murray califican a Jackson de un adicto a los medicamentos e indican que el cantante aprovechó una ausencia de su doctor para autoadministrarse propofol.

Rogers consideró poco probable que Jackson, que estaba bajo los efectos de sedantes, fuera capaz de aplicarse el fármaco en el lapso de tiempo que el médico le dejó solo, y estima mucho más creíble que fuera un error de Murray lo que le causara la parada cardiorrespiratoria.

Durante la sesión del martes se escuchó una grabación tomada en el interrogatorio de Conrad Murray en la que el médico contaba cómo consoló a los niños de Jackson tras certificarse su defunción y relataba que pensó que el "rey del pop" podía ser considerado legalmente ciego por unos problemas de visión que sufría.

Fuente: ABC.es

Comentarios