San Rafael
Martes 25 de Agosto de 2015

Ríos: se necesita otra gran nevada en la cordillera sureña

Alta montaña. Los dos temporales de las últimas semanas elevaron las reservas, pero aún no es suficiente. La nieve en las nacientes de los ríos sureños está en un 85% de lo que se acumula en un año promedio.

Los últimos temporales sobre la cordillera aportaron mucha nieve en las nacientes de los ríos sureños, pero advirtieron que aún no hay la suficiente para llegar a lo acumulado en un año promedio.
“Estamos sustancialmente mejor que los años anteriores gracias a dos eventos de nevadas importantes, pero si cae alguna tormenta más, podríamos decir que va a ser un buen año”, manifestó Juan Andrés Pina, director de Gestión Hídrica del Departamental General de Irrigación.
En cierta forma esos temporales “salvaron las papas”, ya que, según dijo el funcionario, el 2015 iba camino a ser “uno de los peores años de los cuales tenía registro Irrigación”, hasta que el 10 y 11 de julio se presentó la primera de esas dos grandes nevadas cordilleranas y se comenzó a revertir la situación.
Actualmente “estamos cerca de los valores promedios, estimamos en el orden del 85% de la nieve de un año medio”. De todos modos “hay que ver si la nieve actual se mantiene o si con pequeñas nevadas podemos ir juntando más”.
Pero lo ideal sería un nuevo temporal como los anteriores. “Para los próximos diez días no tenemos un frente de esa magnitud en los pronósticos meteorológicos, sólo hay algunas nevadas leves”, pero “puede aparecer alguno en la primera quincena de setiembre, después de ese tiempo sería raro, pero no imposible”.
De todos modos en Irrigación son cautelosos y no quieren generar falsas expectativas tras cinco años de crisis hídrica (seis en el Atuel), ya que también es posible que no haya más precipitaciones níveas de importancia en la alta montaña.
Recarga de acuíferos
Desde Irrigación aclararon que no toda el agua acumulada en forma de nieve escurrirá por los ríos.
“La montaña un sistema muy complejo –explicó Pina-, hay zonas de la cordillera que en los últimos años no han recibido nieve. Además, hay sistemas naturales como las vegas, arroyos y manantiales que han estado entregando agua y no han tenido la recarga suficiente. Ahora se tienen que recargar en forma natural, o sea que es probable que tengamos una diferencia entre la cantidad de nieve que ha caído y la nieve que se va a derretir y aparecer en los ríos”.
El funcionario dijo que esa diferencia dependerá de las temperaturas porque si hay un derretimiento rápido de mucha nieve la infiltración será menor a que si se derrite lentamente. “O sea, en los ríos no vamos a tener toda el agua que hay en forma de nieve, parte se va a derretir y otra se va a infiltrar para recargar acuíferos que han estado muy resentidos los últimos años”.
Además, si los meses de primavera son muy fríos en la cordillera, puede retrasarse el deshielo, como ocurrió el año pasado.
Pronóstico de escurrimiento
El director de Gestión Hídrica recordó que la evaluación final de cada temporada de invierno la realizan en octubre, que es cuando Irrigación elabora el pronóstico de escurrimiento de los ríos y, en base a éste, se diseña el plan de erogación para la temporada de riego.
En ese momento podrán conocer de cuánta agua dispondrán para la temporada 2015-2016.
De todos modos, aclaró que para salir de la crisis hídrica se necesitará varios años de buenas nevadas en cordillera.
Por eso, “lo importante es que todo el esfuerzo que hicieron los productores hasta ahora para cuidar cada gota de agua se tiene que mantener para que este año, que vamos a tener un poco más de nieve, obtengamos más beneficios”.
Comenzó el ciclo de riego con un alto nivel en los embalses
  Las subdelegaciones de aguas de los ríos Diamante y Atuel dieron por terminada la corta anual de invierno para la limpieza de cauces y aumento de reservas en los embalses y comenzaron a erogar caudales para el riego agrícola.
En el primero caso, la suelta de agua comenzó el martes pasado con un caudal de 25 metros cúbicos por segundo que se mantendrá hasta final de agosto.
Después en reunión de inspectores de cauce se decidirá la cantidad a erogar en setiembre, de acuerdo a la disponibilidad de nieve en cordillera, el agua embalsada y las lluvias que se puedan presentar.
En el caso del Atuel, la erogación comenzó este domingo con un caudal de 10 m3/s desde la represa de Valle Grande, y se elevará el lunes a la tarde a 36 m3/s.
Actualmente el embalse de Agua del Toro se encuentra al 77% de su capacidad total, mientras que Los Reyunos está al 91%, con un promedio para el sistema Diamante del 84%.
Por su parte, el volumen acumulado en El Nihuil se ubica en el 87% de su capacidad y Valle Grande en el 93%, con un promedio del sistema Atuel del 90%, según el boletín de información hidronivometeorológica publicado el viernes por Irrigación en su sitio de internet.
José Luis Salas
unosanrafael2012@gmail.com

Comentarios