Política
Miércoles 01 de Junio de 2016

Sacudón en el oficialismo alvearense: un concejal renunció a su banca

La salida de Carlos Ríos se hizo efectiva en la noche del martes durante la última sesión de mayo. Aseguró que su alejamiento es por cuestiones netamente "personales". En su lugar asume el médico Félix Grasso.  

El oficialismo alvearense sufrió el primer sacudón en poco más de cinco meses de gestión, el martes por la noche fue la última sesión del ahora ex concejal radical Carlos Ríos.
El profesor de educación física renunció a su banca en el Concejo por cuestiones “estrictamente personales”, según aclaró.
El sucesor de Ríos será el bowense Félix Grasso que estaba en cuarto lugar en la lista de ediles.  
Mucho se especuló en las horas previas a la dimisión sobre los motivos del alejamiento ya que Carlos Ríos fue uno de los que acompañó al intendente Walther Marcolini desde la primera hora y su irreprochable imagen ante la sociedad, le permitió ir en primer lugar en la boleta de Cambia Mendoza y significó un gran espaldarazo al jefe comunal en los tiempos de la campaña electoral.  
Sin embargo, para dejar de lado cualquier tipo de dudas, el anuncio oficial de la dimisión llegó por boca del propio Ríos y a su lado estuvo el intendente alvearense más el presidente del cuerpo Pablo Longo y José María Martínez, presidente del comité UCR local.
“Es una de las circunstancias no deseadas. Cuestiones personales hacen que a veces uno tome decisiones que no son las mejores en virtud de un proceso político, pero las circunstancias hacen que priorice, en esta instancia, lo personal”, arrancó diciendo Ríos.
El concejal que dejó su banca oficialmente el martes en la noche aseguró que “al inicio del proceso todo estaba ordenadamente bien y  después ocurrieron circunstancias en la vida que dificultan el avance y tener la energía y predisposición para con el proyecto y en mi vida laboral he desempeñado siempre mis tareas con mucho compromiso, por eso al ver mermada la posibilidad de poner esa atención en este lugar, interiormente analice y decidí dejar el lugar para alguien que venga con esas posibilidades”.
Ante las versiones sobre grandes diferencias con el jefe comunal, el profesor fue enfático al asegurar que “disipen esas cuestiones, no pasa por ahí mi renuncia, es algo estrictamente personal. Lo mejor es dejar el lugar a otra persona. Es incoherente no hacerlo
Por su parte Marcolini dijo que “en la vida se presentan situaciones dificultosas y hay que saber poner en la balanza que es primero. Respeto profundamente su decisión y lo único que tengo para decir es que hay un profundo agradecimiento”.
El lugar que dejó vacante Ríos será ocupado por Félix Grasso. El bowense trabaja en el centro de salud de El Ceibo, es médico clínico con 38 años de profesión y está especializado en urología y medicina deportiva.  

Comentarios