Deportes
Jueves 31 de Diciembre de 2015

San Martín sí ascendió

En el Este se vivió una final a lo grande. A pesar de los incidentes, hubo mucho para destacar. Mirá cómo recibieron al León en su casa. Video.

Por Laura López
Enviada especial de Ovación online
Hacía mucho tiempo que no iba a una cancha a cubrir un partido. Mucho, mucho. Desde la redacción escuchaba hablar de las grandes cualidades de San Martín, uno de los mejores equipos del dificilísimo Federal B.
Tanto había escuchado nombrar a una gran promesa capaz de dejar de lado importantes recuerdos de la adolescencia para ponerse un equipo al hombro; tanto hablar de un pulpo cordobés con la habilidad de atajar lo imposible o de un goleador con más vidas que un Gato… Que tenía que verlo con mis propios ojos.
Llegamos temprano y la final ya se respiraba en el ambiente. Color, calor, sonrisas: doce mil personas conectadas por un sentimiento.
Sí, cerca de doce mil personas asistiendo a un partido del ascenso no es poca cosa. El marco impactaba. El estado del campo de juego, también. Todo hacía suponer que estábamos ante la presencia de un equipo que merecía militar en una categoría superior.
Incluso los conflictos entre barras, tan populares en nuestro fútbol de cada día, nos remontaban a un encuentro de alto vuelo.
San Martín, el glorioso León del Este, con tanta historia y el peso de un descenso eterno, estaba en las puertas de la victoria, del inicio de una nueva era. Pero el marcador le cerró esa puerta en la cara.
Sin embargo, y más allá que sólo existía un resultado posible, estoy segura que el Chaca sí ascendió.
Su gente, la que les pedía perdón a los jugadores por el comportamiento de unos pocos inadaptados, la que agradecía  la entrega del plantel a lo largo de la temporada con lágrimas en los ojos… la que se quedó alentando hasta el final, sí ascendió.
Los dirigentes que apostaron a un grupo de jóvenes que dejó la vida en cada partido, incluso en una fallida final que, sin dudas, no salió como se había planeado, sí ascendieron.
Los jugadores, que salieron uno por uno, con cabezas gachas, ojos rojos, llantos desconsolados y con la idea fija de pedir perdón, a pesar de haber dejado todo, sí ascendieron.
La historia me va a llevar la contra en lo que digo porque en poco tiempo San Martín estará jugando nuevamente un Federal B. Pero los que estuvieron este miércoles en el Este, seguramente sabrán a qué me refiero.

Fuente: Diario UNO Mendoza

Comentarios