San Rafael
Lunes 14 de Noviembre de 2016

San Rafael dijo basta a la prisión animal

Se sacaron los últimos animales del Zoológico y de esta forma el lugar quedó cerrado como tal. Una política justa que termina con un concepto viejo y cruel.

Finalmente cerró. El 10 de noviembre de 2016 debería establecerse en San Rafael como el Día del Animal, o del respeto a la vida de las especies, o el nombre que quieran. El departamento ya no tiene encerrados en jaulas a animales en un espacio público, se fue para siempre el zoológico, un concepto del siglo pasado.
Un trabajo mancomunado entre la Municipalidad y el grupo Cultura Animal lo hizo posible. El jueves los últimos guanacos partieron a un lugar mucho más abierto en El Nihuil. Ya se habían ido antes las águilas a ser recuperadas por la Fundación Cullunche para luego ser liberadas. Lamentablemente para el puma la muerte fue más rápida que los trámites para llevarlo a una reserva y no pudo salir de allí con vida.
Algunos sentirán nostalgia, pena, tal vez incluso bronca, pero muchos otros sienten la satisfacción de ver que quienes hasta hace poco estuvieron encerrados en espacios reducidos para gozo del hombre, hoy disfrutan de una vida más apacible al menos.
La sociedad cambia, y en estos tiempos muy rápido. Por eso lo que alguna vez fue normal y no era reprochado, hoy es casi un crimen. Cuando íbamos al zoo con la escuela nos parecía divertido, conocer al puma, al león, a las aves y otros ejemplares. Pero hoy ya no, no necesitamos ir a una prisión de animales para conocer sobre ellos. La tecnología, los medios y la vida moderna cambió todo eso. Por eso es que un zoológico actualmente huele a viejo, incluso a atrocidad. Es bueno que San Rafael haya logrado este cierre rápido, que lo haya hecho incluso antes que otras ciudades importantes del país. Esta vez no seremos los últimos. No en esto. Este cierre es un modelo que otros lugares deben imitar, ya hay ciudades como Buenos Aires que han iniciado este proceso, en su caso para convertirlo en un Ecoparque. En Mendoza se hacen mejoras en espacios pero sigue abierto. Fue tristemente célebre por el caso del oso Arturo. No caben las medias tintas en este tema, hay que salir del siglo pasado y dejar de encerrarlos.

Comentarios