San Rafael
Miércoles 09 de Noviembre de 2011

San Rafael recordará la llegada de monseñor Raúl Primatesta

Este viernes 11 los católicos del sur mendocino recordarán la llegada del primer obispo que tuvo la diócesis de San Rafael, Mons. Raúl Francisco Primatesta,

Ese día a las 20:30 se realizará un misa de acción de gracias por el inicio del ministerio pastoral que dio a esta Iglesia particular de San Rafael y luego una procesión con el Santísimo, por calles Pellegrini, Alsina, San Martín, Rivadavia, Cte. Salas, Belgrano, hasta  Catedral.

Las ceremonias serán presididas por el Vicario General de la diócesis, el Ilustrísimo Monseñor Francisco Alarcón, debido a que el obispo diocesano se encuentra participando de la 102 Asamblea de la Conferencia Episcopal Argentina.

Reseña histórica

La creación de la Diócesis, y la posterior designación de su primer obispo, se vivió con gran alegría por parte del pueblo católico del sur mendocino, las autoridades de gobierno y las instituciones intermedias.

Tras darse a conocer la Bula Papal de Juan XXIII se conformó una Comisión de Recepción al obispo. Muchas eran las tareas por concretar. La Iglesia San Rafael Arcángel pasaría a ser catedral, había que buscar una residencia y oficinas para Primatesta, fijar fecha para su arribo a la diócesis, definir cómo se haría la bienvenida, entre otras cuestiones.

El 18 de junio de 1961 una delegación de esa Comisión se entrevistó con el flamante prelado, que presidía la II Asamblea de la Juventud Católica en La Plata, a la cual se sumaron “36 bulliciosos muchachos del Colegio Marista y del Oratorio Don Bosco”, según las crónicas de la época.

En este primer contacto se definió que Mons. Primatesta arribaría el sábado 11 de noviembre. El encuentro produjo una muy buena impresión en los comisionados, quienes llenos de optimismo se pusieron manos a la obra.

La Comisión Honoraria de recepción estuvo integrada por los tres intendentes Alfredo Cinca (San Rafael), José Pío (Gral. Alvear), Guillermo Salomón (Malargüe); los presidentes de los Honorables Concejos Deliberantes; legisladores provinciales, jueces y representantes del Ejército.

La comisión ejecutiva tuvo como asesor a Mons. Ernesto de Miguel (Párroco de San Rafael Arcángel); Presidente a Enrique Perdigués; Vicepresidentes Luis Huerta (San Rafael), Rodolfo Smidt (Gral. Alvear) y Alfredo Juri (Malargüe); Secretario Ángel Vázquez; Tesorero Emilio Bustos y un grupo de entusiastas vocales.

 

La llegada de Mons. Primatesta a la provincia se produjo el 10 de noviembre de 1969, siendo recibo en el aeródromo de El Plumerillo por el arzobispo de Mendoza Mons. Alfonso María Buteler. A su arribo expresó al periodismo que lo aguardaba “Deseo llegar a un estado espiritual en mi Diócesis que corresponda no sólo al empuje material de San Rafael, sino de toda la provincia. Mi lema es el que caracteriza a San Juan Bautista: Preparar los caminos del Señor. No se puede construir una sociedad sin acordarse de Dios”.

Al día siguiente, a las 18:00 se le brindó una recepción en el límite norte de la Diócesis –La Tosca- por parte del gobernador, Ing. Francisco Gabrielli y otras autoridades.

Desde Capitán Montoya hasta el palco oficial, montado en Avdas. Mitre y San Martín fue acompañado por una caravana de vehículos. A su arribo se lo saludó con Dianas, salva de bombas y la suelta de mil palomas. Unas 10.000 personas se habían dado cita. Posteriormente le dio la bienvenida el intendente de San Rafael, Alfredo Cinca, tras lo cual el obispo pronunció su mensaje donde instó a abrir los corazones para oír la palabra de Jesucristo.

Luego encabezó el recorrido caminando hasta la Catedral recibiendo a su paso el cariño de los católicos del sur mendocino. Una vez que se ubicó en el Altar se realizó el acto de toma de posesión canónica de la Diócesis, presidido por el arzobispo de Mendoza Mons. Buteler. Se leyó la Bula Pontificia, el homenaje de obediencia del clero y posteriormente se realizó un Te-Deum.

Al día siguiente Mons. Primatesta realizaba su primera misa en la Catedral. En los días posteriores cumplió una intensa actividad pastoral de conocimiento de su jurisdicción pastoral.

Aun hoy hay un grato recuerdo de su paso por la Diócesis, de la que dejó de ser su guía el 11 de mayo de 1965 al ser designado arzobispo de Córdoba, pero que siguió visitando cada año para descansar en la finca de la familia Perdigués, ubicada en Rama Caída.

 

Breve biografía de Mons. Dr. Raúl Francisco Primatesta

El pueblo de Capilla del Señor, cabecera del partido de Exaltación de la Cruz, Provincia de Buenos Aires, vio nacer el 14 de abril de 1919 a quien sería el primer obispo de la Diócesis de San Rafael.

Estudió en el Seminario de La Plata culminando su formación académica en la Pontificia Universidad Gregoriana y en el Instituto Bíblico de Roma. En esa ciudad fue ordenado sacerdote el 25 de octubre de 1942. A su regreso al país se desempeñó como Prefecto de disciplina, Vice rector y Rector del Seminario de La Plata.

El papa Pío XII lo nombró obispo auxiliar de La Plata y recibió su consagración episcopal, de manos de Mons.  Antonio Plaza, el 15 de agosto de 1957.

Se desempeñó como Vicario General de La Plata de 1957 a 1961, año en el que fue designado obispo de San Rafael.

Integró la Comisión Preparatoria del Concilio Vaticano II, en el que participó en todas las sesiones.

Pablo VI lo promovió, en 1965, como arzobispo de Córdoba por lo que se alejó de nuestra Diócesis como pastor, aunque volvería cada año a pasar unos días de descanso.

En 1973 el mismo pontífice le otorgó capelo cardenalicio en 1973, participando de los Cónclaves que eligieron como Pontífices a Juan Pablo I y Juan Pablo II.

Intervino activamente en la solución del diferendo con Chile en 1978 y tuvo también una actuación protagónica en la visita del Papa Juan Pablo II con ocasión de la guerra de las Malvinas en 1982.

En la Conferencia Episcopal Argentina se desempeñó por casi 20 años como presidente o vicepresidente y además presidió las comisiones episcopales de Familia y Pastoral Social.

Al cumplir 75 años renunció como titular de la Arquidiócesis cordobesa, pero el Pontífice se la aceptó cuatro años después, en 1998, cuando fue nombrado su sucesor, Monseñor Carlos José Ñáñez.

Falleció el 1 de mayo de 2006 en la provincia mediterránea.

Comentarios