San Rafael
Miércoles 08 de Febrero de 2017

San Rafael tuvo 37.5% de inflación en 2016 y esperan que baje a 25% este año

Influyó el arrastre inflacionario de los meses anteriores, la devaluación y los tarifazos. Aseguran que el índice bajará en 2017 pero no al nivel que quiere el gobierno.

La inflación de 2016 en San Rafael fue alta: 37,5% según el Índice de Precios al Consumidor (IPC) que elabora la consultora mendocina Evaluecon. Aunque no sorprende, teniendo en cuenta los elevados porcentajes de años anteriores: 30% en 2015 y 37,66% en 2014.

En el resto del Sur y de Mendoza las cifras rondaron, puntos más o puntos menos, la media nacional del 40%. En General Alvear midió en los doce meses pasados 36,6%, Malargüe un 43,8%, y el IPC provincial dio 41,85%.

Son números altos, pero que se esperaban teniendo en cuenta la serie de factores que se conjugaron en 2016, más el arrastre de años anteriores.

El economista José Vargas, titular de la consultora, explicó que "la salida del cepo hizo que el tipo de cambio oficial superara los 16 pesos y eso en los primeros tres meses del año pasado se trasladó automáticamente a precios. Después tuvimos los aumentos de tarifas y el reacomodamiento de precios fue mucho más brusco de lo que se espera, con lo cual en ese sentido tuvimos un pico inflacionario anual bastante alto".

Ese pico, que rondó el 40% a nivel país, superó ampliamente la meta de 25% que se había autoimpuesto el gobierno nacional, la cual fue alcanzada ya en el primer cuatrimestre.

Para 2017 se espera que la inflación baje significativamente, aunque no a los niveles que quieren los funcionarios económicos.

"Este año –añadió el especialista a UNO San Rafael- hablan de un 12 al 17%, tanto el Gobierno como el Banco Central, pero estimamos que no van a llegar a esa meta, seguramente vamos a estar en un 25% anual, teniendo en cuenta que primero hay un arrastre el año pasado y después hay una serie de aumentos acordados en el primer trimestre, como combustibles, tarifas de servicios públicos, prepagas, telefonía celular, boleto de colectivos y otros".

Vargas señaló que "la mayoría de estos aumentos son de los que más impactan en la canasta básica de una familia tipo, por lo tanto el impacto para la población va a ser mucho más fuerte".

Consideró que aunque siempre es positivo que baje la inflación, un 25% sigue siendo un índice alto. Y también peligroso "porque que éste es un año electoral y siempre cuando hay elecciones el gobierno de turno suele aumentar mucho más el gasto público, lo que puede traer una consecuencia en el nivel de precios".

País caro y compras a Chile

Aunque la inflación se frena, los precios están altos y por ende el país es caro para la vida cotidiana de sus habitantes y también para exportar. "Eso lo convierte en un país sumamente caro, con un tipo de cambio atrasado y hace que muchos argentinos decidan vacacionar y comprar en el exterior", explicó el economista José Vargas.

"En esta época del año se ha vuelto común que las familias vayan a Chile a comprar todo lo relativo a lo escolar para el año y también se ha notado, sobre todo en los fines de semana, que muchos mendocinos hacen las compras mensuales en el supermercado; tienen un ahorro de casi un 60%. Incluso sumándoles el gasto en combustible, peajes y demás, sigue siendo mucho más conveniente", indicó el titular de la consultora Evaluecon.

Dijo que esto se debe a que el tipo de cambio está "atrasado" y "para que el país vuelva a precios competitivos debería estar por lo menos cerca de 20 pesos. El Gobierno lo sabe y por eso en su presupuesto ha colocado un tipo de cambio oficial para diciembre de este año de 18 pesos. Es decir que sabe que está por lo menos dos pesos atrasado".

Pero un nuevo aumento del valor del dólar puede trasladarse a precios y generar más inflación, "por eso intentan no tocar el tipo de cambio", al menos hasta que no baje el índice inflacionario.

Respecto al crecimiento, consideró que "va a ser un año económicamente un poco mejor, básicamente porque peor que el año pasado no podemos estar, con que se reactive mínimamente la economía ya es una leve mejoría y con que tengamos casi la mitad de la inflación del 2016 también es sumamente bueno. No vamos a crecer a 3% o 4%, sino a un 1%, o un 2% como mucho, pero seguramente será impulsado con más gasto público que se paga al año siguiente, eso lo hemos vivido en el pasado".

Comentarios