San Rafael
Martes 03 de Octubre de 2017

Accidente de la familia de San Rafael: viajaron para festejar y al regreso el cansancio fue fatal

Vicente Salinas (48); su pareja, Liliana Cabrera (46), y Bautista (10), el hijo menor de ella, murieron al chocar con un camión en la ruta 7, de regreso de Chile.

Un viaje de festejo a Chile. Eso es lo que habrían planeado para este fin de semana el gendarme Vicente Cristóbal Salinas (48) y su pareja, Liliana Beatriz Cabrera (46). La mujer había cumplido años el 24 de septiembre y su hijo más pequeño, Bautista Basso, también había celebrado en un pelotero unos días antes que su mamá –el 19– sus 10 años.

De hecho, la mujer, feliz con la salida trasandina, subió fotos en las redes sociales mostrando su paseo por Santiago de ese país. De regreso, presumiblemente el cansancio le jugó una mala pasada al conductor y todos fallecieron al impactar de frente contra un camión, cerca de Uspallata.

La hipótesis del agotamiento que pudo sufrir Salinas, basada en el relato de otro automovilista que venía detrás suyo y contó que el hombre que conducía una Peugeot Partner venía zigzagueando, tal vez explique el fatal desenlace.

En su entorno laboral, sus compañeros del Escuadrón 29 de Gendarmería Nacional descartan que haya hecho una mala maniobra y se fundamentan en su experiencia como conductor.

"Él era suboficial y llevaba cerca de 25 años en la fuerza. Ahora trabajaba en tareas operativas, pero pasó mucho tiempo como conductor de motocicleta, tenía una gran experiencia en eso", resaltó uno de sus colegas del Sur, que pidió no ser identificado.

Al parecer, de aquel trabajo le quedó su amor por las dos ruedas y por eso, desde hace tiempo, se movilizaba en una moto de enduro.

Salinas, su pareja y Bautista vivían desde hace pocos años en calle Sarmiento de la Villa 25 de Mayo.

Él era padre de 5 hijos, que había tenido con una pareja anterior, con quien mantenía una buena relación. Tanto es así que la mujer y sus hijos viven en la casa contigua a la suya.

"Era una gran persona, un vecino muy macanudo, de esos que siempre están para ayudarte. Yo lo conozco de toda la vida, porque hizo el colegio con mi hermano, y toda su familia, su madre y sus hermanas viven acá en la Villa", contó Pablo Ochipinti, el ex delegado municipal del distrito.

Por estos días, Salinas custodiaba la mina de Sierra Pintada, de la Comisión Nacional de Energía Atómica.

Liliana, su pareja, también tenía una familia numerosa. Bautista, el nene que falleció junto con ella, era el menor de 6 hijos, quienes actualmente viven en Guaymallén.

Al decir de los lugareños, Liliana y Vicente se habían conocido de niños, cuando ella y su familia vivieron unos años en la Villa 25 de Mayo. Después emigraron al Gran Mendoza, ella se casó y tuvo sus hijos. Más tarde, luego de separarse, comenzó una relación con Salinas y regresó a la villa de su niñez.

Al parecer, la mujer viajaba con su hijo más pequeño porque el resto debía estudiar o trabajar. Algunos terminaron la secundaria y una hija trabaja en un hotel de Maipú.

Luego de que se conociera la noticia del fatal accidente, sus cinco hijos mostraron su dolor en las redes sociales y a través de ellas también recibieron el apoyo de amigos y familiares, que no salían de su asombro por el trágico final de Liliana y Bautista.

En el perfil de Facebook de Liliana también quedó el registro de su placentero viaje. Su último posteo con fotos de los familiares que habían visitado en Santiago de Chile, fue del sábado. Al parecer, la pareja estuvo entre los pocos mendocinos que lograron pasar por el Cristo Redentor el domingo, ya que sólo estuvo abierto durante 3 horas, entre las 15.30 y las 18.30. Para hacerlo debieron pasar varias horas en el corredor internacional, ya que el fatal choque se produjo pasada la 1 de la mañana del lunes.

¿Cansado?
Un automovilista que iba detrás de Vicente Salinas aportó que el conductor iba zigzagueando durante varios metros al salir del túnel 4, en la ruta internacional a Chile. Así, contó el testigo, invadió el carril por el que venía de frente un camión.

"No creo que haya hecho una mala maniobra. Él era un experimentado conductor que trabajó mucho tiempo como conductor de motocicleta" (colega de Salinas, del Escuadrón 29 de Gendarmería)

"Era un gran vecino, macanudo, de esos que están siempre para ayudar. Lo conozco de toda la vida porque toda su familia vive en la Villa" (Pablo Ochipinti, ex delegado municipal de 25 de Mayo)

Fuente: Diario UNO de Mendoza