San Rafael
Sábado 23 de Septiembre de 2017

Avenida Balloffet: la trazó para llegar a su casa-fortín y siguiendo un cerro

El pionero tomó de referencia el cerro Djalón, cuyo pico aún se observa, para trazar la avenida y la llenó de álamos. Se cumplieron 120 años de su muerte.

El 12 de setiembre se cumplieron 120 años de la muerte del ingeniero Julio Gerónimo Claudio Balloffet y que tanto hizo por la Ciudad de Mendoza y el departamento de San Rafael.
Era francés y había estudiado para agrimensor; y merced a los méritos que acumuló en su vida la Sociedad de Geografía de Francia le entregó el título de Ingeniero en 1884.
Llegó al país en 1859 acompañando a su amigo, el sabio francés Augusto Bravard, quien venía para probar unos aparatos nuevos que se habían inventado y que medirían sismos. Eran sismógrafos. Su compañero viajó a Mendoza y luego a Chile y él se quedó en Entre Ríos, donde fue a revalidar su título. Le tomaron un examen y salió "satisfactoriamente capaz", por lo que le entregaron lo que pedía, ya estaba en condiciones de trabajar en la Argentina.
En ese momento se conoció una noticia que conmocionó al país y al mundo entero: lo que había intuido el sabio Bravard con los aparatos que poseía, había sucedido. Un terrible terremoto de grado 7 había sacudido a la ciudad de Mendoza y habían muerto muchas personas. Balloffet inmediatamente se trasladó para tratar de hallar el cuerpo de su amigo y los aparatos, pero no halló nada, ya que su amigo había muerto en la pensión donde se hospedaba, aplastado por las paredes.
Mendoza era en ese momento una ciudad de barro y se cayó casi toda, las calles eran muy angostas y los que ahí se refugiaron también hallaron la muerte. El dato estimativo fue de 5000 muertos.
Sabiendo que era ingeniero y francés el gobierno mendocino le pidió que realizara un nuevo plano para la ciudad y también que buscara el mejor lugar, el que halló a poca distancia del anterior, que estaba todo destruido, en lo que era la Hacienda de San Nicolás.
El trazado que efectuó para la nueva ciudad contemplaba cinco plazas y calles de 20 y 30 metros y una avenida de circunvalación de 40 metros de ancho, lo que la Legislatura consideró como un "gran desatino de Balloffet". El gobernador lo llamó y le preguntó el motivo de su pedido a lo que respondió: "que si la ciudad hubiera tenido más plazas la gente podría haberse refugiado en ellas y si las calles hubieran sido más anchas no habrían caído los edificios sobre las personas". Ante este argumento el gobernador le dio la autorización para realizar el trabajo.
Se conectó con la sociedad mendocina y durante el año 1868 se casó con Aurora Suárez, joven perteneciente a una importante familia criolla de Mendoza y que al morir sus padres heredó gran cantidad de tierras en San Rafael.
El ingeniero se trasladó al Sur y fundó su casa: el fortín Aurora, en 1871, ya que aún no había acabado el problema de los malones y las paredes tenían un metro de espesor. Luego de la campaña de la Conquista del Desierto vino con su esposa y sus hijos a vivir en su fortín. Comenzaron a vender tierras y fueron muchos los inmigrantes que llegaron a ellas, uno de los primeros fue Rodolfo Iselín, que se convirtió en su gran amigo.
Para llegar hasta su casa trazó una avenida ancha, con álamos a las orillas, y para que quedara bien recta tomó como punto de referencia el Cerro Djalón, que en tiempos pasados, cuando sólo estaba la avenida en ese sitio, se veía justo en el centro de los álamos en perspectiva. A esa avenida con el tiempo se la llamó con el nombre de su diseñador. Fue una calle hermosa con los álamos enhiestos, como vigilantes a sus orillas, donde se edificaron grandes casas. Desde hace un tiempo, pese a la amplitud de la avenida, los álamos resultaron mortales para los automovilistas, por lo que se los erradicó.
Balloffet falleció el 12 de setiembre de 1897, cuando estaba mensurando los campos de Bombal. Su amigo Iselín lo recogió y pese a que trataron de reanimarlo, no hubo nada que hacer, le había fallado el corazón.
En 1903 su viuda, mujer de gran temple, continuó con la finca, construyó su casa, conocida como Balloffet, en un terreno que poseían frente a la actual calle Los Filtros, pero él no llegó a vivir ahí, vivió en el fortín Aurora. Posteriormente esas tierras las vendieron y el fortín fue demolido por los nuevos dueños.
Quien ha relatado en forma magistral la vida de esta familia fue uno de sus nietos, Abelardo Arias Balloffet, hijo de María Balloffet y de Juan Abelardo Arias, quienes vivieron mayormente en Córdoba y Buenos Aires, pero venían todos los veranos para la cosecha.
Siempre se dice que hizo el trazado de la ciudad de San Rafael, pero esto no fue así, él ya había muerto cuando Iselín decidió realizarlo, que fue cuando supo que el tren llegaría a sus tierras, en 1900. El trazado de la ciudad fue hecho por Estanislao Salas, también agrimensor.
Don Julio Gerónimo Claudio Balloffet fue un hombre extraordinario para su época, era un sabio en agrimensura y realizó excelentes obras para toda Mendoza. Trabajó mucho en irrigación, uno de los temas preponderantes en la provincia y dejó para sus sucesores muy buenos consejos, que cuando los aplicaron supieron de su valía.
María Elena Izuel
Especial para UNO SR
marializuel@speedy.com.ar

Comentarios