San Rafael
Martes 22 de Marzo de 2016

Condenado por robar dinero en la casa del jefe del CEO de Malarg√ľe

El hombre juzgado por este hecho ocurrido en julio del año pasado fue sentenciado a dos años y medio en forma efectiva.

Ángel Solis fue condenado a dos años y seis meses de prisión efectiva por el robo de dinero en la casa del principal Raúl Marenco, jefe del Centro Estratégico de Operaciones (CEO) de Malargüe.
La pena fue impuesta este martes por el juez Julio Bittar, de la Primera Cámara de Crimen, al considerarlo autor del delito de hurto agravado por escalamiento.
Además lo declaró reincidente por segunda vez debido a que el año pasado había sido condenado a cinco meses de cárcel por un robo. La reincidencia le impide acceder al beneficio de la condicionalidad y por lo tanto deberá cumplir los dos años y medio en la cárcel.
En la sentencia también se ordenó devolver al suegro del principal Marenco, propietario del botín sustraído, el dinero que se logró recuperar y también los elementos que el condenado alcanzó a comprar con la plata sustraída.
El hecho juzgado ocurrió el 1 de julio de 2015 en la vivienda de Marenco, en avenida San Martín, entre General Roca y Comandante Salas, a pocos metros del Reloj del Cincuentenario, en pleno centro de la ciudad de Malargüe.
Según detalló el fiscal Norberto Jamsech en su alegato, donde había solicitado tres años de prisión efectiva, Solís trepó una pared, entró a la casa y se apoderó del dinero guardado allí, más un anillo. Esto ocurrió en un momento que Marenco y su familia se habían ausentado momentáneamente de la casa.
En un primer momento se denunció que el dinero sustraído alcanzaba el medio millón de pesos, entre más de 300 mil pesos y unos 20 mil dólares, que se dijo provenían de ahorros y de una venta de animales.
Pero en sus alegatos el fiscal Jamsech planteó dudas sobre el monto verdadero del botín al comentar que “el dinero sustraído deber ser bastante inferior al denunciado”, al analizar los elementos de prueba contenidos en la causa.
Amenazado
Durante el debate oral Ángel Solís habló de una amenaza de muerte en su contra.
En la audiencia del viernes pasado el acusado pidió la palabra al juez y manifestó que “han puesto un precio por mi vida, que serían cien mil pesos”, pero dijo desconocer de quién provenía la amenaza, por lo que fue derivado a la Segunda Fiscalía de Instrucción, de turno ese día, para radicar la correspondiente denuncia.

Comentarios