Emir Félix
Miércoles 31 de Mayo de 2017

Continuarán las excavaciones en el Fuerte

Cuando cierren la plaza seguirán explorando bajo tierra en búsqueda de más restos y basureros de la época. En lo trabajado hasta ahora se descubrieron nuevas veredas de construcciones cercanas al fortín.

Las primeras excavaciones en el Fuerte San Rafael del Diamante y su periferia datan de la década de 1970 cuando se iniciaron los trabajos para rescatar el patrimonio histórico enterrado y reconstruir la vida de quienes vivieron en ese lugar.
A partir de 2015 se reiniciaron las tareas cuando se tomó la decisión de poner en valor el fortín y la plaza que se ubica en uno de sus frentes.
La consigna fue que los arqueólogos exploraran primero el terreno antes que las máquinas pudieran destruir esos restos. Es así que se hicieron excavaciones en la plaza donde se encontró un basurero con restos óseos de animales autóctonos y de origen europeo y luego otras perforaciones en la zona donde se construyó el edificio receptivo y la rampa.
Llamó la atención la cantidad de restos de animales, cápsulas de balas, metales, vidrios y hasta botones de uniformes que se encontraron. Pero quizás el dato más sorprendente fue el hallazgo de una serie de veredas que formaron parte de algunas construcciones que se elevaron fuera del fortín.
En ese sentido, Miguel Ángel Giardina, uno de los arqueólogos que inició las tareas en 2015, dijo que "estos trabajos nos van a enseñar a entender cómo vivían los soldados de esa época y a tratar de reconstruir el fuerte original que hasta ahora se imaginó por escritos del pasado".
Giardina valoró un sin fin de restos que se hallaron y se guardaron en por lo menos una treintena de bolsas de plástico. "Ahora nos toca el trabajo de separar los restos, limpiarlos y empezar a clasificarlos", señaló el especialista.
Pero esta tarea no va a terminar después de la inauguración que realizó el jueves el gobernador Alfredo Cornejo junto al intendente Emir Félix. "Tenemos entendido que en una segunda etapa se buscará el cierre toral de la plaza y cuando se inicien esos trabajos vamos a continuar explorando el terreno porque creemos que nos vamos a encontrar con más restos del 1800".
El profesional que forma parte del plantel de científicos que trabajan en el Museo de Ciencias Naturales de la Isla del Río Diamante ponderó los hallazgos de los huesos y dijo que "se nota que los soldados comían lo que se cazaba, ya que encontramos restos de piches, ñandúes y guanacos".
Y agregó que "un dato importante es el hallazgo de muchos huesos de gallina", por lo que los profesionales iniciaron una investigación para saber si estos animales son autóctonos o vinieron desde Europa junto a los colonos.
Entender cómo se alimentaban los soldados y quiénes vivían en la fortaleza y las inmediaciones es parte de la tarea para reconstruir el pasado histórico de la Villa.
La otra gran deuda para los especialistas es tratar de reconstruir cómo fue el fuerte original. El descubrimiento de estas veredas le sumó nuevos interrogantes a un trabajo que ya tiene más de 40 años.
En este contexto, Giardina mencionó que "seguramente vamos a continuar con las excavaciones, no sólo en la plaza, también en otros sectores cercanos a las ruinas actuales".

Comentarios