Corrupción
Lunes 07 de Agosto de 2017

Corrupción, el problema madre

Aunque muchos quieren "ningunear" este flagelo, es un tema que está detrás de muchos de nuestros males. Opinión sobre un drama que nos hunde.

Argentina es un país que sorprende a propios y extraños. Nuestras características, "mañas", virtudes y defectos suelen ser bien particulares y no tener muchos ejemplos en otro lado. Muchas de estas cosas no son para enorgullecerse.
Una de ellas es la corrupción. Si bien en años recientes hubo gobiernos que han estado repletos de corrupción, esto no es exclusivo de uno en particular. Desde la democracia para acá el país no ha hecho más que retroceder en muchos de estos aspectos, ni hablar de la década de 1990.
No somos el único país con corrupción, aunque hay pocos que la tengan tan enquistada y generalizada. Hay grandes diferencias que hasta el momento nos separan de países que se han chocado con este drama. En Italia el "Mani Pulite" fue un verdadero proceso de purificación. En España la independencia del Poder Judicial permite juzgar actualmente a cientos de funcionario del PP, el partido que aún gobierna. No esperan a que pierdan el poder para investigar y tampoco se ponen, al menos en forma tan escandalosa y cuantiosa, jueces y fiscales adeptos al gobierno de turno. Y Brasil, con el actual "Lava Jato", está demostrando que también va más allá que nosotros cuando de enfrentar a la corrupción se trata.
En Argentina aún estamos dando vueltas con causas que tienen que ver con Carlos Menem, con Fernando De la Rúa y recién con el cambio de gobierno tomaron impulso investigaciones cuyas denuncias llevaban años durmiendo en los cajones del fuero federal. Y ahora, ante nuevas elecciones, ese impulso parece entrar en pausa. ¿Otro capítulo de "Acomodándonos según donde sopla el viento" de parte de los jueces?
El colmo de la degradación cultural es que hay personas que justifican/perdonan/ignoran la corrupción a cambio de que estas personas representen conceptos de distribución igualitaria y pensamientos sociales. Algo así como "mientras enfrente a los ricos y el poder no importa si son corruptos". No hay luz al final del túnel si nos da lo mismo que los ángeles huelan a cadáver putrefacto mientras nos abran las puertas del "paraíso". Si es que en Argentina existe tal cosa.

Comentarios