doble crimen
Martes 26 de Septiembre de 2017

"El sábado vimos a la familia Scalia, eran gente de bien" dijo una de las vecinas

Hay conmoción en el barrio donde se cometió el doble crimen que le costó la vida a Miguel Scalia y su esposa Liliana Balmaceda.

Tristeza, asombro e incredulidad por lo sucedido fue la postal de este martes entre los vecinos del matrimonio Scalia, asesinado el fin de semana en su casa de la calle Gutiérrez 1523 de esta ciudad.

Mientras Policía Científica continuaba con las pericias en el interior de la humilde vivienda que en el fondo tiene una panadería que está alquilada desde hace unos meses, los vecinos consultados repitieron una y otra vez que los Scalia "eran muy queridos en el barrio, gente que no se metía con nadie, trabajadores y que cuidaban mucho a su hija de 39 años que padece una severa discapacidad".
Los tres entrevistados por UNO de San Rafael coincidieron que "el hecho fue brutal e inesperado". Es que nadie sale de su asombro y muchos por dolor o vergüenza no se animan a hablar y se esconden en sus casas.
Sin embargo, tres vecinas, una de ellas pegada a la vivienda de los Scalia se animó a decir que "los vi el viernes a la tarde, llegaban en su camioneta de siempre y entraron a su casa". La señora Peletay los conoce desde hace muchísimos años y se frecuentaba con Liliana, con quien compartía largas charlas.
"No lo puedo creer, mi hijo me avisó porque yo el domingo había viajado. El lunes me llamó y me dijo no vengas, está lleno de policías y te va a hacer mal lo que pasó".
Es que la vecina también sufrió la violencia de cerca cuando hace una década le mataron a su marido en la cancha de Pedal. "Liliana me acompañó mucho en este dolor", dijo visiblemente conmocionada y agregó que "eran trabajadores, hace dos meses dejaron de elaborar pan y alquilaron los hornos a un grupo de jóvenes".
La vecina confirmó que "el matrimonio tiene tres hijos, una vive en Mar del Plata, el varón en Dinamarca (viajó hace un mes y medio) y la nena que parece un bebé por su discapacidad". La pareja, según la vecina, vivía pendiente de esta hija que no se podía casi mover.
Otra de las consultadas, María del Carmen (que vive a una cuadra) señaló que "nosotros le comprábamos pan, hace mucho que los conocemos, no puedo creer lo que pasó" y agregó que "los vi el sábado a la mañana pasar por el barrio".
Otra vecina que vive frente al domicilio de los Scalia y no quiso dar su nombre mencionó que "el sábado lo saludé a Miguel Angel y me gritó hola antes de entrar a su casa". La mujer expresó que "hace mucho los conocemos, eran gente de bien y trabajadora".
También ratificó que "sabemos que hay un detenido, el papá de este joven estuvo el sábado con los Scalia, era usual que compartieran mate".
Pericias
La vivienda está con consigna policial a la espera de que ingrese a la propiedad, junto con personal de Investigaciones, la hija del matrimonio que viajó desde Mar del Plata.
La idea es que la mujer revise la casa por dentro y pueda determinar si hay algún otro faltante más que la plata que se sospecha se llevaron los delincuentes que finalmente asesinaron al matrimonio.
En principio se cree que a ambos los golpearon con un objeto contundente. El hombre falleció de inmediato pero su esposa ofreció resistencia y fue brutalmente golpeada.
Se sospecha también que los ladrones habrían ingresado por un portón verde y allí habrían sorprendido en la madrugada del domingo al dueño de casa.

Comentarios