Local
Lunes 17 de Julio de 2017

En tres escuelas religiosas sólo se vacunó al 10% del alumnado

Las autoridades permitieron el ingreso a los enfermeros pero los padres no autorizaron las inyecciones.Desde el Obispado desmintieron que exista una campaña en contra de la vacuna que previene el cáncer de útero

La vacuna del HPV o Virus del Papiloma Humano originó una polémica en el Sur mendocino porque en algunas escuelas religiosas los padres no autorizaron a su hijos a vacunarse.
En San Rafael son tres las escuelas en las que el porcentaje de vacunación fue de apenas el 10% de la matrícula.
Al respecto, el jefe del área sanitaria local, Jonatan Castillo, informó que "las escuelas autorizaron al personal sanitario a vacunar a los chicos y chicas, pero la mayoría no quiso aplicársela por orden de sus padres" y mencionó que "existe un profundo desconocimiento de los efectos de la vacuna, que están avalados científicamente, incluso por la Organización Mundial de la Salud".
El funcionario destacó que "la vacuna es de carácter obligatoria y forma parte del calendario de vacunación para todos los chicos de sexto grado" y admitió que "sólo en esas escuelas hubo focos de resistencia".
En cuanto a la efectividad de la vacuna, señaló que "previene el cáncer de útero en las mujeres que por lo general se contagian del virus por transmisión sexual".
En ese sentido, uno de los argumentos que esgrimen algunos católicos para que sus hijos no se vacunen está relacionado con la conducta sexual, que consideran que de ser ordenada evita el contagio. Algunos sostienen que "si no hay promiscuidad se puede evitar el contagio y no es necesaria la vacuna".
Esta teoría, según el vocero del Obispado, el sacerdote José Antonio Álvarez, no tiene nada que ver con lo que dice la Iglesia Católica que en estos temas no ha opinado. El religioso explicó que "ante la duda, los padres deben consultar con su médico de confianza" y desmintió que "exista una campaña desde la Iglesia contra la vacuna".
El sacerdote no cuestionó la vacuna pero manifestó que "sobre el tema hay una discusión entre científicos y que la misma se tiene que zanjar con el médico de confianza de cada familia" y agregó que "el médico es el único que puede decidir cuando hay una discusión de este tipo en la que hay que esperar que los científicos se pongan de acuerdo y que pase la fase de experimentación".
También señaló que "es cierto que hay personas que promueven que no se use la vacuna o se tenga cuidado, pero estas expresiones particulares no son enviadas por la autoridad de la Iglesia"
Lo expresado por el vocero fue confirmado por Jonatan Castillo, que dijo que "esto no sucede en todas las escuelas católicas, sólo en algunas, en la mayoría se vacunó a todos los alumnos" y añadió que "aquellos que tengan dudas que demuestren científicamente que las dosis no tienen efectividad, hasta ahora sólo hay expresiones que pueden perjudicar incluso hasta sus propios hijos".

Comentarios