Florencia Peralta
Viernes 15 de Septiembre de 2017

Gassimou Barry cumple la prisión domiciliaria en casa del abogado Guillermo Rubio

El profesional ligado a entidades de derechos humanos puso a disposición su vivienda para que el guineano espere bajo ese régimen de detención la definición de su situación legal en el caso de Florencia Peralta.

El abogado Guillermo Rubio, ligado a organizaciones defensoras de derechos humanos, puso a disposición su casa para que Bassimou Barry cumpla la prisión domiciliaria con la que fue beneficiado durante esta semana en la causa por el homicidio de Florencia Peralta.

El hombre oriundo de la República de Guinea, también conocida como Guinea-Conakri, ya está viviendo en esa casa con una pulsera electrónica que monitorea sus movimientos.

"Ofrecí mi vivienda porque esta persona es oriunda de África y no tiene familiares ni domicilio en San Rafael", explicó el abogado los motivos que lo llevaron a ayudarlo.

Añadió que varios organismos de derechos humanos "se pusieron en contacto conmigo para ver qué solución podíamos darle a Barry porque advierten de la posibilidad de que se estén vulnerando múltiples derechos".

Consideró que por su color de piel y por ser extranjero esas entidades "presumen que puede haber una situación de racismo y también pueden aparecer situaciones de xenofobia".

Además, "es una persona que está en una situación de vulnerabilidad económica, vive de la venta ambulante con lo cual sus recursos son bastantes escasos".

Rubio consideró que "todos sabemos que el teléfono (de Florencia Peralta) había sido 'sembrado' en un lugar de mucho tránsito y Barry tuvo la mala suerte de encontrarlo. La causa eventual por la que podría estar involucrado penalmente es la apropiación de una cosa perdida".

Bassimou fue detenido en Rosario luego de que se detectara a través de las antenas celulares que había tenido en su poder unos días el teléfono que fue de Florencia Peralta.

Se lo trajo a San Rafael, declaró que lo había encontrado en una acequia de calle Pellegrini, en la zona de la Catedral, el día posterior al crimen cuando él caminaba hacia la terminal a tomar un micro a Mendoza, compró un chip, tiró el que tenía puesto y se lo colocó, le quiso regalar el aparato a su novia, ésta lo rechazó y lo terminó vendiendo a los pocos días.

Primero estuvo alojado en un calabozo de la Comisaría 32 y luego en la Cárcel. A inicios de esta semana se lo benefició con la prisión domiciliaria en la casa de Rubio, quien dijo que se ofreció por una cuestión humanitaria y aclaró que la defensa legal de Barry sigue en manos de un abogado oficial.

El guineano continuará en la casa de Rubio hasta que se realice la audiencia oral en la que el juez de garantías decida si es excarcelado y eximido de la causa, o siga en prisión domiciliaria o en la cárcel a la espera del juicio.

Africano detenido - caso Peralta (1).JPG

Comentarios