San Rafael
Jueves 05 de Octubre de 2017

Hay 350 hectáreas de cultivos regados con efluentes reciclados

En Irrigación afirman que casi todas las industrias locales dejaron de volcar sus aguas residuales a los cauces y ahora, previo tratamiento, las usan para cultivos propios o vecinos.

El reciclado de aguas residuales para riego de cultivos agrícolas fue una solución a la contaminación de acequias y canales por el vuelco de efluentes industriales. También es una ayuda en estos tiempos de escasez hídrica.
"En San Rafael hace dos o tres décadas teníamos alrededor de 150 establecimientos que volcaban a cauces públicos y hoy prácticamente ese número se ha reducido a cero. La totalidad de las industrias de los distintos rubros como secaderos, bodegas, conserveras y olivícolas están reutilizando sus efluentes y eso es un gran logro desde el punto vista ambiental para toda la comunidad", informó a UNO San Rafael el ingeniero Fabio Lorenzo, jefe de la División Policía del Agua de la Subdelegación del Río Diamante.
En ese marco, "hoy en día estamos en San Rafael en el orden de las 350 hectáreas irrigadas exclusivamente con efluentes de naturaleza cloacal e industrial, que es realmente una cantidad significativa".
El especialista, que disertó sobre este tema en las Jornadas de Aguas Residuales en la UNCuyo, explicó que el uso de este tipo de líquidos para riego agrícola requiere un tratamiento previo y también autorizaciones de las autoridades competentes.
Añadió que "esta práctica que se conoce como reuso agrícola ha dado muy buenos resultados" y "hoy por ejemplo en el departamento tenemos regados viñedos, plantaciones de olivos, forestales y pasturas forrajeras sin ningún tipo de perjuicio hacia el ambiente, al suelo o al agua".
Algunas empresas riegan sus propios cultivos y otras que no tienen plantaciones le dan sus aguas recicladas a predios vecinos, mediante un convenio que controla Irrigación.
Lorenzo ejemplificó con los casos de las bodegas Bianchi, Mumm y Suter que reusan sus aguas industriales.
Pero "un caso emblemático es la tradicional firma Arcor, que hoy es La Campagnola, que fue el primer reuso de San Rafael y que se realiza en una propiedad que está a 800 metros que pertenece a un tercero y el agua llega hasta ahí por una cañería".
El experto aseguró que la mayoría de los efluentes se pueden reutilizar sin riesgo de contaminar cultivos. "En la medida que se le realice el tratamiento correcto y que llegue en las condiciones que exigen las reglamentaciones, no hay ningún tipo de afectación (a productos agrícolas o personas) y los organismos de control están para llevar tranquilidad a la gente".
Reciclado de efluentes clocales
Son más acotados los cultivos que se pueden regar con agua provenientes de efluentes cloacales tratados. En general sólo pasturas para alimentar ganado y forestales para obtener madera.
La nueva planta de tratamientos cloacales de La Intendencia, que en breve se pondrá a funcionar en forma completa y permitirá clausurar el viejo predio de Los Dos Álamos, volcará sus efluentes reciclados en un campo lindero del Ejército con ese tipo de cultivos, que se denomina Área de Cultivos Restringidos Especiales (ACRE).
En el Sur mendocino también tienen sus ACRE las plantas depuradoras de Valle Grande, El Nihuil, Villa 25 de Mayo, Real del Padre, Ciudad de Alvear y de Bowen. En Malargüe se encuentra en construcción.
"Los manejos culturales que se hagan con los ACRE están en función de lo que dictan las guías y recomendaciones de la Organización Mundial de la Salud", explicó el ingeniero Claudio Rigoni, jefe del Área Ambiental y de Calidad del Agua del EPAS, que también disertó en la UNCuyo.
Agregó que "lo que se busca hacer con esa materia orgánica que pueda tener todavía el efluente, cargada de nutrientes como fósforos, nitrógeno, potasio y carbono, es reutilizarla para generar una masa vegetal". El objetivo "es que lo absorba la planta y después esa masa vegetal sirva para algo", ya sea alimento forrajero o madera.

Comentarios