San Rafael
Domingo 16 de Julio de 2017

Historia: Los Civit, políticos por naturaleza

Esta familia de origen catalán creció y se afianzó en Mendoza en el siglo diecinueve, al punto de llegar a la gobernación y al Congreso Nacional. Una calle de San Rafael lleva el nombre de uno de ellos.

La familia Civit es muy antigua de Mendoza y es una de las que estuvieron siempre presentes en la política mendocina.
El primer Civit que llegó a Mendoza fue Salvador, que había nacido en Piza, un pueblito de Cataluña. Sus padres fueron Salvador Civit y Amitia Casas, quienes vivían tranquilamente en esa apacible localidad, hasta que su hijo les comunicó que viajaría a América ya que quería radicarse en Mendoza, junto a la Cordillera de Los Andes.
Llegó en 1826 y a los dos años se casó con Petronila Godoy, de cuyo matrimonio nacieron siete hijos, tres varones y cuatro niñas. Al llegar se enroló en el batallón de voluntarios españoles, formado por los prisioneros de Chacabuco y Maipú que defendían la ciudad. Luego se dedicó al comercio, pero siguieron los tiempos de la guerra civil y la situación era muy peligrosa, por lo que la familia emigró a Chile. Él no regresó más, pero sus hijos Francisco y Salvador sí lo hicieron.
Salvador se dedicó a la vitivinicultura, en la que fue pionero en Mendoza. Es que fue de los primeros en elaborar vinos finos, bajo la dirección del enólogo francés Michel Aimé Pouget, quien tras su llegada a Mendoza produjo un cambio muy favorable en esta actividad. También se desempeñó como diputado en varias ocasiones, pero su mayor interés estaba en la vitivinicultura.
Francisco, en cambio, tenía su pasión puesta en la política. Era muy culto, hablaba inglés y francés en forma fluida y se inició en la vida pública como secretario de Bernardo de Irigoyen. Fue diputado y Comisario de Guerra de la Provincia y en los momentos críticos que le tocó vivir a Mendoza estuvo siempre del lado del gobierno, siendo vencido durante la Revolución de los Colorados y en otras ocasiones. Después que terminaron los problemas se dedicó al comercio e incursionó en la vitivinicultura junto a su hermano.
En 1873 surgió el Partido Liberal y llevó como candidato a gobernador a Francisco Civit. Ahí comenzó la pugna entre "civitistas" y en ese momento "gonzalistas". Venció Civit y asumió el poder. No fue tranquila su gobernación, ya que debió enfrentarse a problemas surgidos en Buenos Aires con los "mitristas", que se extendió a las provincias. Arredondo venció a las tropas gubernamentales y entró a la ciudad. Civit se escondió y así estuvo hasta que llegó Roca que venció a Arredondo y Civit reasumió la gobernación. Ahí comenzó una gran amistad entre Roca y los Civit.
Su obra como gobernador fue progresista y cuando terminó su mandato le entregó la gobernación a su sucesor Joaquín Villanueva. En ese momento ya se había transformado en una pieza clave de la política mendocina.
Francisco se casó en primeras nupcias con Clementina Corvalán, con la que tuvo cinco hijos: Julio Augusto, Rafael (ambos murieron siendo niños), Emilio, Amalia Clementina y Francisco. Su esposa murió joven y se casó en segundas nupcias con la hermana de la esposa Teresa Corvalán.
Posteriormente Francisco fue elegido senador por Mendoza. Y de regreso en la provincia ocupó diversos cargos, hasta fue gobernador interino en reemplazo de Tiburcio Benegas. Murió en Mendoza el 19 de junio de 1908, no sin antes ver como su hijo asumía por segunda vez la gobernación.
Emilio pasó a ser el mayor de sus hijos ante la muerte de sus hermanos, nació en Mendoza el 4 de octubre de 1856 y siguió siempre a su padre en los actos políticos, fue su sucesor.
Una vez terminados los estudios primarios, fue enviado a Buenos Aires a continuar los secundarios y después ingresó en la Facultad de Derecho. Con sólo 20 años entró en el Ministerio de Hacienda, pasó luego a otros trabajos y siguió así su carrera. En 1882 se incorporó al Congreso Nacional como diputado. Estos trabajos le impidieron terminar su carrera de abogacía.
Fue uno de los autores de la Ley 1420, fue un típico representante de la generación del 80: liberal y laicista.
En 1891 fue designado senador nacional, pese a la oposición, para completar el período de Vicente Zapata. Después regresó a Mendoza.
María Elena Izuel
Especial para UNO SR
marializuel@speedy.com.ar

Comentarios