San Rafael
Domingo 11 de Junio de 2017

Investigan la ruta económica del secuestro del niño de 8 años

Una de las hipótesis que se manejan está relacionada con la venta de un vehículo y la otra con una jubilación. Por ahora el fiscal de la causa mantuvo la carátula. Esperan los resultados de la Cámara Gesell, videos y escuchas.

El caso de Thiago (8), el chico que desapareció unas ocho horas el jueves, conmocionó a la sociedad sanrafaelina tras una serie de hechos vinculados con fotos a menores en la vía pública y el intento de secuestro de una joven de 19 años que no realizó la denuncia policial.
La causa de Thiago caratulada por el fiscal federal en "averiguación secuestro extorsivo" está atada ahora a los resultados de la Cámara Gesell que se le hizo al menor, escuchas telefónicas y videos que son analizados por los investigadores. Por ahora hay muchos interrogantes, si bien se conoce parte del rompecabezas que se inició el jueves a las 11 cuando una mujer fue a buscar al pequeño, todavía se desconoce por qué los presuntos captores reclamaron una suma de $150.000 cuando en estos casos el monto que se solicita es mucho mayor.
Lo cierto es que existen algunas pistas en el entorno familiar para justificar ese pedido de dinero. El primero está relacionado con la venta en $200.000 de un vehículo y el segundo con la situación económica de la ex pareja de Gabriela Rodríguez, la madre de Thiago. Es que el abuelo paterno del chico cobraría una buena jubilación por ser ex petrolero y ese dato no escapa a los ojos de los investigadores.
Si bien el pago del rescate nunca se concretó, los pesquisas están convencidos que la familia podía reunir esos fondos y creen que la persona que estuvo atrás de todo esto sabía de la existencia de la plata.
Esta hipótesis por ahora no fue confirmada y es una de las líneas en la investigación para esclarecer el hecho.
Otras sospechas
Además del dinero han surgido otros interrogantes. Uno es la hora en que se hace la denuncia, a las 14 según el fiscal, cuando la madre se enteró a las 12.30 que su hijo no estaba en la vivienda.
También se analiza por qué los presuntos secuestradores se contactaron con la abuela materna de Thiago y cómo supieron el número de su celular. Y para agregarle más misterio al asunto, todavía no se sabe quién fue la mujer que se llevó a Thiago de la vivienda.
Lo cierto es que esta persona fue la que llevó al niño hasta la casa ubicada en calle Miguel Cané al 800. Allí vive una pareja que tiene dos hijos y el mayor es compañero de Taekwondo de Thiago. Según el padre de este chico (no vamos a revelar la identidad), la mujer se identificó como amiga de Gabriela Rodríguez y lo dejó.
Como era normal que Thiago visite a su amigo, esta familia se quedó tranquila hasta que la mamá los llevó cerca de las 18 a Taekwondo. Allí en el gimnasio revisó su celular y por Whatsapp leyó el pedido de paradero del amigo de su hijo. No lo dudó y llamó a Gabriela, que finalmente lo pasó a buscar cerca de las 19.30 por el gimnasio.
En este contexto existen muchísimas dudas en este tramo de la investigación que se van a disipar cuando el fiscal analice todas las pruebas y sostenga o no la carátula inicial.
Psicosis en las redes sociales y sólo dos denuncias
Denuncias anónimas al CEO por sospechosos sacando fotos frente a las escuelas, otras en las redes sociales, una más en la pantalla de Canal 6 por intento de secuestro de una joven de 19 años y sólo dos radicadas en la Comisaría Octava por el mismo delito fueron el precedente, y el después a lo sucedido en el caso de Thiago.
Estas situaciones causaron psicosis en los grupos de Whatsapp y se multiplicaron informaciones falsas. En este escenario sólo dos mamás se animaron a radicar una denuncia formal tras un hecho que ocurrió a la salida de un jardín de infantes de la calle Olascoaga al 1300 cuando a tres cuadras del lugar un Toyota Corolla negro frenó su marcha y le habría sacado fotos a dos niñas de cinco años .
Las mamás no lo dudaron y el jueves a la mañana denunciaron el hecho que ocurrió el miércoles al mediodía sobre la primera cuadra de la calle Reconquista.
Ese miércoles hubo otra denuncia anónima al 911. Otro Toyota color gris se habría estacionado frente a la Escuela Normal y un desconocido habría sacado fotos.
El tercer hecho se dio a conocer, el jueves al mediodía. Una joven de 19 años denunció de espaldas a la cámara de Canal 6 que dos individuos la quisieron raptar cuando caminaba el lunes por la esquina de Colón e Independencia y un hombre la intentó subir a una Toyota Hilux.
El cuarto suceso ocurrió el viernes cuando un niño de 10 años denunció que desde una Traffic lo invitaron a subir. Huyó y luego la madre denunció en la Octava.

Comentarios