San Rafael
Domingo 06 de Agosto de 2017

La historia de la construcción de los puentes de la Isla

Obra emblemática. Se la plantearon a Emilio Civit en una visita a San Rafael a fines de 1903 y en 1906 ya estaban construidos.

La obra de Emilio Civit, que se extendió por todo el país, también llegó a San Rafael. La primera de ellas fue la firma en el Ministerio de Obras Públicas de los planos y el perfil del ramal a San Rafael desde Las Catitas, que fue finalmente rubricado el 24 de mayo de 1902.
Si bien el 22 de agosto de 1903 el ferrocarril arribó a Cuadro Nacional, lo que festejó la familia Salas con una gran cena, pero ese no era el final de la línea y finalmente el 8 de noviembre de ese año llegó a la Colonia Francesa (actual ciudad de San Rafael), donde la cabecera departamental se había trasladado.
De Buenos Aires llegaban noticias de que vendría para la inauguración el presidente de la Nación, el general Julio Argentino Roca, pero sólo fueron rumores.
Tanto el diario Ecos de San Rafael como Los Andes nos han dejado una extensa crónica de la llegada del tren, pero la nota que salió en el matutino provincial demuestra el encono que sentían por Emilio Civit.
A San Rafael debía llegar un tren. El que venía de Buenos Aires tenía que encontrarse en Las Catitas con otro proveniente de Mendoza, en ambos venían personalidades importantes, de las dos ciudades. Pero el tren procedente de Mendoza no esperó al de Buenos Aires, ya que se enteraron que en él venía el ministro de Obras Públicas Emilio Civit, y los viajeros, que en su mayoría eran del partido opuesto a Civit, decidieron no esperar a la otra formación, de modo que el tren llegó a Las Catitas, cambió de vía y siguió al Sur, arribando a San Rafael a las 16 horas del domingo 8.
El otro tren al llegar a las Catitas debió seguir hacia el Sur y arribó a las 18 horas. Según Los Andes, el pueblo y las autoridades sanrafaelinas esperaron y acompañaron a los pasajeros del primer tren y cuando llegó el segundo "recibieron al ministro de Obras Públicas las autoridades del departamento, las niñitas de las escuelas -inocentes criaturas- un escuadrón de caballería y varios paisanos". De los llegados de Mendoza no acudió nadie. Al llegar a la casa municipal "nadie se adelanta a recibirlo, todo termina con saludos invernales".
Añadió el diario que "alguien se ofrece a llevarlo a tomar aire, acepta, se sube al break y andando". Pero hasta las fuerzas de la naturaleza "parece que estaban complotadas y se levanta una furiosa tormenta" que obliga a buscar resguardo.
Por la noche se sirvió una cena y luego siguieron los discursos entre los que se destacó el de Emilio Civit, quien dijo que "San Rafael y la Provincia están de fiesta y a ella me asocio como ministro y como hijo de Mendoza".
Al día siguiente se sirvió un almuerzo bajo los carolinos de la casa de Iselín y al pueblo en un terreno cercano, con gran número de hornos, donde se cocinaron empanadas y carne.
Por la tarde partieron los trenes, primero el de Mendoza y luego el de Buenos Aires.
En su breve estadía la comunidad sanrafaelina le había pedido al ministro que les hiciera un puente sobre el Río Diamante y antes de una semana les llegó la noticia que estaba en marcha. Lo hizo rápido por dos motivos, una que era su forma de actuar, y la otra porque en 1904 él terminaba con su ministerio.
En poco tiempo estuvieron los planos listos y en 1906 se inauguraron los dos puentes, ya que la parte más factible para su realización era en la zona de la isla. Si bien tuvieron que hacer dos puentes unidos por un terraplén, era mejor que hacerlo donde el río fuera más profundo.
Este puente en su época fue el más largo del país que se construyó. Fue inaugurado el 18 de noviembre de 1906 y salió una crónica en casi todos los diarios importantes del país: La Prensa, La Nación, El Debate, menos en Los Andes, porque la pelea con Civit seguía y sólo sacaron dos renglones en una columna que decía: "El domingo en la tarde ha sido inaugurado el puente que el gobierno ha hecho construir sobre el río Diamante frente a la meta de San Rafael". Sólo eso, para semejante obra.
Lamentablemente no había diarios en San Rafael y no nos ha quedado la crónica de la inauguración, ya que el único que podía hacerla era Los Andes. Lo que sí se sabe es que Emilio Civit no pudo venir a la inauguración porque ya había terminado su labor como ministro, sin embargo el mismo día de la inauguración recibió un cálido telegrama del pueblo sanrafaelino: "Los vecinos de este departamento en los festejos de inauguración del puente en el río Diamante tienen el placer de manifestar a Ud. su más sincera gratitud por su decidida cooperación a la realización de dicha obra".
En poco tiempo se construyó el puente ferroviario, más al Este, conocido como "Puente Colorado".
Emilio Civit adquirió tierras en el distrito La Llave y comenzó la colonización. Creó la Compañía de Irrigación y Tierras de Mendoza y luego fundó Colonia La Llave. Junto con su cuñado Pedro Benegas continuaron con la bodega de Tiburcio Benegas y plantaron viñas.
María Elena Izuel
Especial para UNO SR
marializuel@speedy.com.ar

Comentarios