San Rafael
Jueves 12 de Octubre de 2017

Le propuso casarse, ella dijo que sí y él tenía la boda lista

Los protagonistas de esta historia de amor son Néstor Molina y Sandra Méndez. Todo ocurrió en el mismo día. El novio organizó el casamiento sorpresa con la "complicidad" de los amigos de ambos y ella no sabía nada.

En tiempos que el romanticismo está algo devaluado, hay parejas que aún siguen apostando a gestos de amor que se salen de lo habitual. Néstor Molina le pidió casamiento a Sandra Méndez, ella le dijo que sí y de inmediato se casaron en una fiesta sorpresa organizada por familiares, amigos y conocidos
La "boda exprés" fue celebrada el 25 de setiembre en la casa de la hermana de él y se había organizado en apenas siete días, sin el conocimiento de ella.
Néstor (50), comerciante, y Sandra (53), empleada del Tribunal de Cuentas de la provincia, sellaron así una relación de pareja de un año. Ambos comparten la pasión por el pedestrismo y también por la salsa y la bachata. De esos ámbitos salieron los "cómplices" que hicieron posible este casamiento en tiempo récord.
"Con la colaboración de muchos amigos muy queridos y familias compilamos un videíto pidiéndole a Sandra que me diga que sí porque yo me tenía poca fe, entones ese día a la tarde le mostré el videíto de toda la gente que le decía 'Sandra decile que sí' y le pedí que se casara conmigo. Gracias a toda esa fuerza me dijo que sí", contó a UNO San Rafael el flamante marido.
La propuesta la hizo cuando iban a una de sus habituales salidas de entrenamiento, ya que ambos son maratonistas y estaban con la indumentaria para correr. Néstor detuvo el vehículo en Suter y Sarmiento, y le mostró el compilado de casi dos minutos donde participaron unas treinta personas.
Tras esto, "le avisé que sería muy prontito, me contestó 'cuando quieras' y ese fue el 'error' de ella, porque habíamos preparado una fiesta sorpresa a 300 metros, donde nos estaban esperando todos los amigos, el oficial de justicia y nos casamos".
Esa fiesta fue organizada a partir de que Néstor comentó a sus amigos de las carreras y del grupo "Salseros", donde practican salsa y bachata, que "nos íbamos a casar y que Sandra no sabía nada". Ellos armaron un grupo de Whatsapp llamado "Boda de Néstor y Sandra sin Sandra" para coordinar la fiesta y donde, como indica el nombre, no estaba incluida la novia. Además, a la hora de haberse creado el grupo, el novio fue eliminado para que la sorpresa fuera mayor.
¿Qué pasaba si ella decía que no? "Era algo hablado, hace tiempo que venimos hablando del casamiento pero existía la posibilidad de que se negara, los últimos dos días me agarró el miedo pero había que probar", respondió Néstor.
Las sensaciones de Sandra
"En el momento que él me muestra la filmación donde están todos nuestros amigos diciéndome que dijera que sí, ahí comencé a llorar porque no lo podía creer. Fue una sensación tan hermosa", contó ella.
Además, "Me dijo ¿te casás con migo? Y le contesté: 'cuando quieras' pero ni pensé en cuánto tiempo podía ser. Hicimos 300 metros y al entrar a la casa de Nelly (su cuñada) estaban todos mis amigos y mis hijos. Me encontré que tenía mi ropa y mis amigas que me prepararon, pero no sabía para qué era. En un momento me comentaron que venía el oficial de justicia para casarnos".
"Lo rescatable de todo –añadió- era el cariño y el amor, fue maravilloso sentir el afecto de todos nuestros amigos, se respiraba en el ambiente. Además de la propuesta de Néstor que fue un acto de amor inmenso, el hecho que estuvieran todos nuestros seres queridos fue impagable".
Dónde surgió todo
Los flamantes esposos se conocían hace muchos años del ambiente deportivo, pero tres años atrás ambos se separaron de sus respectivas parejas y hace un año empezaron a salir y a convivir. Sandra tiene tres hijos mayores (dos varones y una niña) y Néstor un hijo adolescente.
El "casamiento sorpresa" coronó esta segunda oportunidad que se dieron a esta altura de su vida. "Es una apuesta importante al amor", lo definió Néstor.

Comentarios