Tragedia de la Cuesta
Sábado 22 de Julio de 2017

Opinión: se fueron los heridos y queda el problema

San Rafael sigue siendo noticia por las tragedias viales. Un flagelo de mucho tiempo con múltiples causas pero con una principal: los conductores

El problema no es exclusivo nuestro. Está bien, de acuerdo. Sin embargo, la problemática vial es grave en San Rafael y no es acertado, en mi opinión, fijarse si los vecinos están igual. Sí, la provincia y el país tienen también este serio dilema vial. Pero en San Rafael creo que está potenciado por varias razones. Mañas y defectos a la hora de conducir, rutas varias que atraviesan poblados y una carencia de infraestructura vial importante.
No tenemos una sola doble vía o autopista, prácticamente tampoco rutas alternativas para los principales destinos y cada vez tenemos más autos circulando, tanto los vehículos radicados en el departamento como por el flujo turístico que en los últimos 10 o 15 años se ha incrementado, sin que este aumento haya ido acompañado por la infraestructura ni mucho menos con el comportamiento vial, donde radica el principal problema. Manejamos mal, el motivo principal de la mayoría de los siniestros viales es el exceso de velocidad.
En lo que va del año han fallecido en calles y rutas de San Rafael 31 personas, una cifra demasiado grande para que apenas hayan pasado menos de siete meses. Diecisiete víctimas en tres semanas han puesto a la 144 en el escenario, sin embargo igual de peligrosa es la 143, la 146 y la 188. El exceso de velocidad no sabe de rutas. El jueves se fueron los últimos dos heridos de la Tragedia de la Cuesta y en ese aspecto de heridos concluye el tema (falta que la investigación judicial dé las respuestas a los interrogantes de la causa).
Se fueron los heridos pero nos queda el flagelo vial que ya existía antes de este múltiple siniestro, como hemos dicho en este diario desde hace años. Hay que concretar los proyectos de educación vial como materia obligatoria en las escuelas, formar mejores conductores y sancionar a los que ya están en las calles y cometen infracciones por montones. Y para eso hay que dotar de más personal y elementos a la Policía Vial. Para acompañar la deseada disminución de estas altas cifras hay que pelear por la infraestructura que tiene que tener el Sur provincial.

Comentarios