Local
Lunes 19 de Junio de 2017

Opinión: Secuestros, redes sociales e información

Una reflexión sobre el manejo de los datos, la actuación de los medios de prensa y de la Justicia en los días plagados de casos extraños.

Este mes San Rafael se ha sumergido en una ola de casos y rumores sobre presuntos secuestros y personas extrañas rondando escuelas. Más allá de que en cuanto a denuncias puntuales sobre este delito fueron sólo dos (una el jueves 8 en la ciudad y otra el jueves 15 en Real del Padre), los otros supuestos hechos extraños fueron varios y hubo días que el 911 recibió varios llamados de personas que dijeron haber visto, por ejemplo, el ahora famoso Corolla negro.
Son hechos y rumores serios que generan una psicosis social que se alimenta velozmente por la acción de las redes sociales, que propagan con eficacia aunque sin certezas este tipo de cosas. Un ejemplo de ello es lo que ocurrió en el primer hecho con el caso de Thiago, el hijo de la ex policía. Desde horas de la siesta ya circulaba por Facebook y WhatsApp un mensaje sobre el presunto secuestro que incluso incluía una foto del niño. Fue justo en esas 48 o 72 horas donde se sucedieron los supuestos hechos de gente sacando fotos a chicos cerca de escuelas y otro caso con una adolescente a la que desde una camioneta habrían intentado secuestrar.
En el caso de este diario, desde horas tempranas pudimos confirmar que existía la denuncia pero por lo delicado que se suponía un caso así no difundimos la noticia hasta que finalmente se confirmó su aparición en buen estado. Sin embargo, en el medio hubo varias horas de incertidumbre debido a que medio San Rafael ya lo sabía y la psicosis estaba en alza. En lo periodístico, y para llevar información fidedigna a la sociedad, hubiera sido bueno, aunque no existe área de prensa local en los tribunales provinciales o federales, una coordinación con los responsables de la investigación para evitar propagar rumores o información que pudiera complicar la vida de la víctima.
Hoy en día la acción de redes sociales a veces vuelve inútil ciertas restricciones ya que la información, ya sea real, falsa o desvirtuada, circula por estos circuitos sin filtros. Es todo un tema al que todos deben adaptarse. Y sobre las denuncias de secuestro, será necesario que se informe el resultado de la investigación para que no quede flotando en la sociedad estos temores que afectan a todos porque se meten con lo más preciado: los niños.

Comentarios