Política
Miércoles 04 de Noviembre de 2015

Santa Rosa no renovará 405 contratos municipales

De ese total, 105 puestos se eliminaron este mes y 300 se dejarán sin efecto el 10 de diciembre. Buscan ahorrar $2.500.000. Se trata de agentes que prestaban servicios en distintas áreas del territorio santarrosino, pero para entes provinciales 

El Municipio no le renovó el contrato a 105 agentes que prestaban servicios para la Provincia en distintas áreas del departamento y ayer el intendente justicialista Sergio Salgado le confirmó a Diario UNO: “El 10 de diciembre ocurrirá lo mismo con otros 300 contratados, la gran mayoría del área de Salud”.
Con esta reducción de contratados que prestan servicios para la Provincia, la Comuna dice que evitará desembolsar $2.500.000. 
A eso hay que sumarle que dejará de pagar alquileres de propiedades donde funcionan dependencias de provinciales.
Además, Salgado espera pagar esta semana los sueldos de setiembre y, con suerte, de octubre o parte de ellos. Todo depende si recibe los $12.000.000 que debería mandarle la Provincia en distintos conceptos, la mayoría por coparticipación. 
“Está la transferencia y creo que no debería haber problemas para que puedan cobrar el jueves”, dijo ayer el jefe comunal.
Santa Rosa, como la mayoría de los departamentos menos poblados, depende mucho de los empleos del Estado. Siempre ha sido así y no es esto un problema que se haya de-sencadenado con la actual gestión. La escasez de fuentes de trabajo privadas han terminado siendo equilibradas con muchos puestos en plantas estatales, tanto municipales como provinciales.
Dependiendo de fondos de coparticipación y presupuestos provinciales para obras, los intendentes son administradores de esos fondos y se les dificulta generar otras alternativas.
Salgado, tanto en la gestión Jaque como en la actual de Pérez, trató de que el hecho de ser una comuna oficialista aportara beneficios en ese sentido. Lo logró, cuando la situación financiera provincial lo permitía. Ahora, lo perjudica.
Sin acuerdos firmados, Santa Rosa se hizo cargo de sueldos que no le correspondían. Ha pagado haberes de personal de Educación, de Vialidad, de Salud y del Registro Civil, entre otras áreas. También ha pagado los locales que se necesitaron alquilar para mejorar la atención al público.
En contraprestación y como devolución de esos fondos, la Provincia ha financiado obra pública. Por ejemplo, la nueva red cloacal de la villa cabecera se resolvió así. Fueron $8.000.000 que cubrieron los costos de una obra que al Municipio le hubiera costado $20.000.000.
Este acuerdo de palabra benefició al departamento y a Salgado, que logró así dar empleo y hacer trabajos esenciales para Santa Rosa.
Pero lo bueno comenzó a tornarse malo a partir de mayo de este año, cuando el Ejecutivo provincial comenzó a retrasarse con la remisión de fondos.

El alerta
Hasta las elecciones provinciales, la Provincia no quiso recortar y trató de mantener la estructura. Con la victoria de Cornejo, Salgado comenzó a analizar el futuro y empezó a pensar en el recorte, ya que sabe que la relación no será igual a partir del 10 de diciembre. La crisis financiera de la gestión de Francisco Pérez obligó a apurar el recorte.
Es un problema grave y en la Comuna sostienen que no se le puede reprochar a Salgado ser el responsable de la totalidad de los pesares.
Según a qué empleado o funcionario se le pregunte, dirán que se les adeudan meses distintos y que tienen retrasos diferentes. 
Un ejemplo: a los concejales y a los empleados categoría 11 para arriba, se les ha pagado setiembre, pero se les adeudan los meses anteriores.
Esto ocurrió porque Santa Rosa cambió de agente financiero. El banco Santander Río hizo una prueba piloto, pagándoles a los de las categorías más altas y no ha destinado los fondos para las más bajas. Así se pagaron los 110 sueldos más altos. Fue una decisión de la entidad bancaria, en la que –aseguran– Salgado no tuvo ninguna injerencia.
Más aún: hay funcionarios de Salgado que hace 4 meses que no cobran. Así explican que si el intendente hubiera querido beneficiar a los suyos, seguramente hubiera empezado por ahí y no fue así.

Otros 300
El primer impacto llegó este mes con 105 personas a las que nos se les renovó su contrato y que cumplían algún servicio para el Estado provincial en Santa Rosa. 
Celadores de las escuelas del departamento, algunos empleados de Vialidad, algunos que se desempeñaban en el Registro Civil y en los Centros de Documentación Rápida (CRD) fueron algunos de ellos.
Pero el recorte más fuerte será el 10 de diciembre, según confirmó ayer el intendente Salgado. 
“Son 300 contratos, la gran mayoría de Salud”, dijo. 
Allí hay enfermeros, choferes, personal administrativo, de maestranza y médicos. “Por un médico de guardia debemos pagar $18.000 mensuales y tenemos diez. Son $180.000 que el Municipio destina para pagar esos sueldos, que son provinciales”, explicó el intendente.
No estaría mal si ese dinero volviera, pero no está regresando y Salgado cree que es un hecho que en la gestión Cornejo no volverá.
No es extraño que ocurra esto. El intendente santarrosino ha corrido el riesgo con un gobernador de su mismo signo político. 
El intendente radical de La Paz, Gustavo Pinto, tiene casi los mismos problemas y necesidades que Salgado, pero no pone un centavo en el hospital de La Paz, por ejemplo. 
Quizás cuando Mendoza sea gobernada por Cornejo al menos lo analizará, si fuera necesario.

Reclamos
Hace 10 días afiliados a ATE realizaron un reclamo, con cortes parciales y quema de neumáticos, en la ruta 7, exigiendo la normalización de los pagos de haberes.
Salgado criticó la medida y dijo: “ATE no tiene representación en esta comuna donde suma menos de 30 afiliados”. Ese análisis del intendente no estaba muy alejado a la realidad, ya que de la totalidad de la gente que estuvo en el corte, no había más de 10 personas que eran santarrosinas.
Pero el reclamo no se desinfló por eso, sino que se estableció una tregua cuando el intendente aseguró que pagaría los sueldos adeudados esta semana.
Conflicto eterno
Santa Rosa, como todo lugar chico, es siempre escenario de pasiones. Todo se mezcla allí. Es propio del hombre, está en su naturaleza. Si a los conflictos naturales, propios de un pueblo, se les suman los políticos, el lugar se transforma en un hervidero.
Pese a todo, aún con sus dificultades, Salgado ha logrado que este sea uno de los pocos departamentos mendocinos en los que el peronismo ha ganado las últimas elecciones. Eso debe indicar algo, seguramente. Pero es más para un análisis sociológico que para uno periodístico.
Enrique Pfaab
pfaab.enrique@diariouno.net.ar

Comentarios