Mundo
Jueves 15 de Septiembre de 2011

Sarkozy y Cameron llegaron a Libia para reunirse con los rebeldes

La visita relámpago se produce a siete meses de la rebelión contra Gaddafi. El presidente francés y el primer ministro inglés recorrerán en Trípoli un hospital y se trasladarán luego a Bengasi, ciudad de donde surgió la revolución.

Trípoli - El primer ministro británico David Cameron y el presidente francés Nicolas Sarkozy llegaron este jueves a Trípoli para una visita relámpago siete meses después del inicio de la rebelión contra el régimen de Muamar Gaddafi, cuyo paradero sigue siendo un misterio.

Ambos dirigentes europeos, que apoyaron a los rebeldes, se entrevistarán en Trípoli con los jefes del Consejo Nacional de Transición (CNT), que tomó el poder en el país petrolero con la ayuda de las fuerzas de la OTAN.

Su visita se produce tras la realizada la víspera por el subsecretario de Estado norteamericano para Medio Oriente, Jeffrey Feltman, que se entrevistó con el presidente del CNT, Mustafá Abdeljalil.

En Trípoli, un importante dispositivo de seguridad fue desplegado para la visita, constataron periodistas de la AFP.

Según Downing Street, Cameron anunciará el jueves un nuevo programa de ayuda para respaldar a las nuevas autoridades en la transición.

"El primer ministro debe reunirse con la dirección del CNT,  Mustafá Abdeljalil, y su primer ministro, Mahmud Jibril", precisó la oficina del primer ministro.

"Se espera que anuncie otro paquete de ayuda británica para respaldar el proceso de transición liderado por los libios hacia una Libia libre, inclusiva y democrática", agregó.

Sarkozy llegó acompañado por el ministro francés de Relaciones Exteriores Alain Juppé, que alentó a la comunidad internacional a intervenir en Libia.

Sarkozy y Cameron visitarán en Trípoli un hospital y darán una rueda de prensa. Ambos se trasladarán luego a Bengasi, la ciudad de donde surgió la rebelión contra Gaddafi.

En Bengasi, Sarkozy visitará la ciudad junto a Bernard-Henri Levy, un intelectual que facilitó los primeros contactos de los insurgentes con el gobierno de Sarkozy.

Fuente: Noticias Argentinas

Comentarios