País
Miércoles 18 de Noviembre de 2015

Scioli pasó de forma fugaz por Mendoza y prometió casas

Alejandro Gamero
gamero.alejandro@diariouno.net.ar

Daniel Scioli pasó finalmente ayer por Mendoza, en una visita fugaz con destino a San Juan por la apretada agenda de campaña, a dos días de la veda electoral y a cinco del balotaje. Apenas media hora se mostró el candidato presidencial del Frente para la Victoria (FPV) en un caótico y desorganizado acto montado en exclusiva por la ANSES en el megacomplejo de las torres  aún en construcción del Procrear de Ciudad. 
Cuatro minutos medidos por reloj fue lo que duró el discurso de Scioli a los presentes, en el que prometió para Mendoza progreso, la continuidad del actual plan de viviendas kirchnerista, una política a favor de los trabajadores, esquivar el ajuste, eliminar ganancias a los que cobran menos de $30.000, pagar el 82% móvil, hacerse cargo del vino excedente que hunde el precio de la actividad y relanzar el turismo.
También prometió un aumento automático de la coparticipación federal para la provincia y la eliminación de las retenciones a las economías regionales.  
Lo hizo ante poco más de 1.000 militantes y obreros de las torres del Procrear convocados al complejo, donde la idea inicial era que Scioli lo recorriera pero terminó siendo un entrar y salir para dar su discurso y saludar a duras penas a cientos de militantes fuera de control que querían abrazarlo, tocarlo, fotografiarse con él, y que la custodia del candidato y el propio Scioli sufrieron más de la cuenta. 
Durante su breve arenga a quienes lo esperaron más de tres horas, no desaprovechó la oportunidad para volver a pegarle a Mauricio Macri, de quien dijo que “es el ajuste”, contrastando que “nosotros somos el no a la lógica del mercado”. También afirmó que “Mendoza tiene un lugar especial en mi agenda”.
 
Simbólico y arriesgado
La elección del lugar donde se montó la visita de Scioli fue de gran simbolismo peronista, con un complejo de viviendas en construcción y los trabajadores presentes. 
Pero también fue un peligro para los asistentes, con toda la obra gruesa en marcha, cientos de hierros aún sueltos y vigas apiladas por todas partes y casi ninguna medida de seguridad al respecto. 
Hasta los ingenieros sufrieron en voz baja cuando notaron que los militantes habían ocupado sectores no previstos. Muy preocupados comentaban entre ellos: “La losa no va a aguantar”. 
Ajeno a estos detalles, Scioli llegó retrasado de Córdoba, donde estaba de campaña. Arribó al complejo a las 19.30 y a las 20 se fue. 
La jornada era especial porque se celebraba el Día del Militante. Con él, estuvo Carlos el Chino Zannini, su compañero de fórmula y mano derecha de Cristina Fernández. También lo acompañó el gobernador de Salta, Juan Manuel Urtubey. 
Los gremios de la actividad privada marcaron presencia monopolizando la recepción y la dirigencia peronista provincial estuvo en pleno, a pesar de que habían dicho en público y en privado que lo iban a dejar caminar solo por Mendoza.
Lo recibieron casi todos los intendentes del PJ: el vicegobernador Carlos Ciurca, quien está trabajando en el equipo de Daniel Scioli, legisladores provinciales, nacionales y ministros locales. 
Incluso se vio a varios de ellos forcejeando por estar al lado del candidato ante las fotos y las cámaras. 
Así Daniel Scioli pasó por la provincia jugando sus últimas fichas en su pelea por llegar a la Casa Rosada.  

Comentarios