San Rafael
Lunes 17 de Octubre de 2011

Se abrió el debate por el proyecto para limitar la matrícula de los abogados

Continúa el debate en torno al proyecto de ley que impulsa la Federación de Colegios de Abogados para cerrar la matrícula en esta profesión e instaurar un sistema similar al que tienen actualmente los escribanos, iniciativa informada por Diario Uno San Rafael en su edición impresa del domingo 9 de este mes.  

Desde la entidad consideran que se va camino a una saturación laboral. Desde el Colegio de Abogados de la Segunda Circunscripción Judicial advirtieron que solamente en el Sur provincial hay 1.000 jóvenes estudiando abogacía, tanto en universidades con sedes locales como en carreras a distancias, y existen 600 profesionales matriculados en la zona, de los cuales 335 se recibieron en la última década.

Además, consideran que con 600 matriculados en el Sur, cada abogado puede llegar a tener como máximo un potencial de 90 clientes, pero si el número crece a 1.600 esa cantidad se reducirá sensiblemente.

Ante ello, el proyecto presentado, denominado “numerus clausus”, contempla que todos los estudiantes que están cursando podrán recibirse y matricularse durante los próximos diez años, luego deberán esperar el fallecimiento de un matriculado para ingresar al colegio, algo similar a lo que ocurre con los escribanos.

 Opiniones

En su visita a San Rafael el viernes, el presidente de la Suprema Corte de Justicia de Mendoza, Alejandro Pérez Hualde, se mostró a favor de la propuesta. Ante la consulta de Diario Uno, dijo que “si el Colegio de Abogados hace un control de ingreso a la matrícula, creo que es muy buena idea, porque el Colegio es responsable de la calidad de los abogados que hay en el sistema”.

No obstante aclaró que “no se cuál es la medida concreta que proponen, no la conozco, pero acciones que tengan por objeto mejorar el control sobre los abogados que están ejerciendo la matrícula lo aplaudo porque es una obligación del Colegio de Abogados”.

Por su parte, el rector de la Universidad Nacional de Cuyo, Arturo Somoza, también se expresó a favor pero con reparos al ser consultado la semana pasada durante una visita a San Rafael.

Dijo a Diario Uno que “si el proyecto está basado en elementos objetivos y buenos estudios no me parece mal como elemento de previsión. El tema de la regulación tiene sus ventajas y desventajas, generan una previsibilidad respecto a la demanda laboral y una señal para los que van a estudiar, pero si no está bien manejado puede generar un cercamiento del campo profesional. La regulación tiene su lado positivo y negativo”.

Consideró que “en las profesionales liberales se debe brindar mucha información y muchos indicadores, más que una regulación estricta. Creo que hay obligación de decir cuál es el espacio laboral, cuál es la perspectiva de posibilidad de ocupación, cuál es la relación lógica y razonable de cantidad de profesionales por población, o sea tener mucha información y datos. Y si se tiene que llegar al nivel de regulación, que sea con esta salvaguarda, de que no se convierta en una medida corporativa profesional como para tener beneficios económicos en desmedro de la población”.

Somoza agregó que “hay que trabajar mucho en el imaginario de demanda de las carreras. Todavía sigue existiendo esta idea de ‘mi hijo el doctor’, se cree que hay carreras que por su sola naturaleza garantiza el éxito profesional y esto creo que hoy no es verdad. Es cierto que hay una demanda muy concentrada en carreras clásicas como el abogado, contador público y médico, pero también hay muchas carreras emergentes que son muy interesantes para estudiar”.

 

Comentarios