Policiales
Miércoles 23 de Marzo de 2016

Se creó un perfil falso y acosó a víctimas con fotos sexuales: lo condenaron a 5 años de reclusión

El acosador, de 40 años, se ocultó tras un nombre falso de una chica de 19 años, en Facebook. Obtuvo fotos sexuales de su víctima para luego extorsionarla. Ocurrió en Rosario. 

En un fallo que seguramente sentará precedentes, la Justicia condenó a 5 años de reclusión por tentativa de corrupción de menores agravada a un hombre de mediana edad que en 2012 engañó a un niño de 12 años a través de Facebook, haciéndose pasar por una joven para obtener fotos sexuales de su víctima y amenazarlo con difundirla por las redes, a familiares y sitios gays. Un compañero de escuela del menor de edad fue crucial para que la extorsión llegase a los adultos y de allí a Tribunales.

Hace cuatro años, la víctima cursaba 7º grado. Gran parte de sus pares que asistían al curso tenían acceso a Facebook y comenzó a circular entre ellos un mismo perfil de usuario. Ese fue el ardid para el hostigamiento sexual. Supuestamente, se trataba de una chica de 19 años, que entabló un diálogo virtual a través de internet con J., el niño acosado. Hubo una etapa de obtención de datos para luego acceder a números telefónicos del hogar y el celular.

El tenor de los contactos entre sí eran charlas elevadas de tono y fotos de la víctima desnuda, hasta que un día el acosador salió detrás de su máscara virtual y se reveló ante él como un hombre de 40 años.

Ante el temor y el desconcierto del chico, se abrió la etapa del acoso y la extorsión: el adulto lo amenazaba con exhibir sus fotos y contarles a sus amigos y familia el contenido de sus conversaciones.

Acorralado, J., relató la situación a un amigo, quien le confesó a su madre el calvario que atravesaba su compañero. El tema llegó a la madre de la víctima del ciberacoso, quien no dudó y radicó la denuncia penal. Pese a ello, el hombre estaba dispuesto a avanzar. Este drama se extendió de julio a octubre de ése año, casi cuatro meses hasta que el acosador dejó de amenazarlo e intentar contactarlo. Tras una tarea investigativa sobre dos perfiles de la red social, el análisis des conversaciones y llamadas se logró ubicar a Dante G., quien terminó tras las rejas. A partir de allí, los pesquisas establecieron la existencia de otras víctimas, incluso a quienes fustigó por años. Como ha ocurrido en otros casos, el condenado se mostraba con buen vínculo con menores de edad ante el público. Las pericias psiquiátricas comprobaron que Dante G., tiene claros síntomas de pedófilo. El juez de sentencia Nº 5, Gustavo Salvador, lo consideró promotor de la corrupción de menores en grado de tentativa agravada.

Comentarios