Policiales
Jueves 13 de Agosto de 2015

Se disparó en la cabeza creyendo que el arma no tenía balas

Esa es la versión con más fuerza aunque se sigue investigando para descartar el homicidio. Ocurrió en las afueras de un bar de Malargue y falleció en el hospital Schestakow de San Rafael.

En un confuso hecho murió este jueves de un disparo en la cabeza un hombre de 29 años a la salida del bar Sayonara en la ciudad de Malargüe.
El hecho ocurrió pasada la medianoche cuando David Corales discutió con unos hombres en el interior del bar situado en calle Villanueva al 1800 y a la salida recibió un impacto de bala en la cabeza que lo dejó muy malherido.
Inmediatamente fue socorrido por una ambulancia que lo trasladó al hospital regional de Malargüe desde donde lo derivaron al hospital Schestakow en San Rafael.
El hombre, con pérdida de masa encefálica, ingresó en estado desesperante y a las 9.20 dejó de existir.
En principio se creyó que se trataba de un homicidio en riña pero se descartó esa hipótesis  tras la declaraciones del dueño del bar, de su pareja y de uno de los involucrados en la discusión.
Aparentemente Corales, por razones que se desconocen, empezó a discutir con un hombre con el que arregló diferencias en el lugar. Luego inició otra disputa verbal con otro hombre que con el correr de los minutos se volvió muy violenta a tal punto que ambos salieron del bar.
En la vereda, según los testimonios, Corales exhibió un arma de fuego la que gatilló dos veces sin éxito. Contrariado, se llevó  el revólver a la cabeza, y sin saber que estaba cargado, habría dicho que “si no te pegó un tiro a vos, me disparo yo”.
La fatal decisión terminó con una bala en la cabeza de Corales que sólo sobrevivió nueves horas.
Por ahora se desconoce el origen del revólver calibre 38 largo que llevaba Corales consigo. Lo cierto es que el hombre no tendría antecedentes delictivos, según consignaron fuentes policiales. 
En el lugar trabajó personal de la Comisaría 24 hasta que tomó intervención el Segundo Juzgado de Instrucción a cargo de Pablo Peñasco.
Personal de Investigaciones espera directivas del magistrado para tomarle declaración a otro testigo.
Fuentes policiales informaron que “en principio la causa estaría caratulada como averiguación muerte accidental siempre y cuando no haya un testimonio contrario a lo dicho por los otros testigos”.

Comentarios