País
Jueves 04 de Febrero de 2016

Se duplican los casos de dengue autóctono y descubren su origen

Los cuatro nuevos infectados fueron hallados durante bloqueos sanitarios realizados en las zonas oeste y centro-sur. Se detectaron además tres "pacientes cero".

Los casos de dengue autóctono en Rosario se duplicaron. A los cuatro que se contabilizaban hasta ayer se les suman otros cuatro que fueron detectados en los operativos de bloqueo sanitario realizados en las zonas oeste y centro-sur. En esas mismas acciones se registraron otros tres casos que desde la Secretaría de Salud Municipal etiquetaron como "índices" (o pacientes cero). Se trata casos importados, es decir pacientes que estuvieron en otras provincias y países donde hay altas tasas de dengue y son quienes habrían transmitido el virus a las ocho personas que se contagiaron sin abandonar la ciudad. En total, hay 36 casos: 8 autóctonos y 28 importados.

"Completamos los bloqueos en los lugares donde se registraron los cuatro primeros casos autóctonos, en zona oeste y centro-sur, y nos encontramos con otras cuatro personas que presentaban los síntomas y no habían salido de la ciudad. Se confirmó que era dengue", explicó el secretario de Salud, Leonardo Caruana.

En esos mismos bloqueos se dio con otros tres infectados: uno había viajado al Paraguay y los otros dos a provincias de Argentina. "Se trata de «casos índice». Son episodios no autóctonos que, se supone, han sido el primer caso que generó los otros en cada una de las zonas", detalló Caruana. Es decir: se sabe a partir de qué casos comenzaron a producirse los contagios entre personas que no habían viajado a zonas de riesgo.

Para la transmisión del dengue basta que una persona infectada con el virus sea picada por un mosquito Aedes aegypti. Este tipo de mosquito actúa como un vector, es decir como transmisor del virus. Cada vez que un insecto infectado pique a una persona estará transmitiendo la enfermedad. Entonces, el contagio depende de la presencia de personas infectadas y del mosquito transmisor. "Los bloqueos que se realizan cuando se detectan casos son tan importantes porque se lleva a cabo una búsqueda de febriles (personas infectadas), se ataca al vector a través de las fumigaciones y se evita su reproducción a través del descacharado", remarcó Caruana.

Desagotar cubiertas. La Dirección de Control de Vectores encabezó ayer un operativo de descacharrado de refuerzo en distintas gomerías y chatarrerías de la ciudad. "Las cubiertas son un reservorio especial para la reproducción del Aedes aegypti. Son lugares con poco sol y oscuros, donde se acumula agua de lluvia y con paredes rugosas. Es ideal para la reproducción de los huevos", explicó el titular de la repartición, Guillermo Palombo. El operativo continuará hasta el próximo martes y se recorrerán entre 12 y 15 comercios por día.

Comentarios