San Rafael
Lunes 09 de Noviembre de 2015

Se extiende el megajuicio por delitos de lesa humanidad

Es por la incorporación de nuevos hechos que tienen como involucrados a una parte de los que son juzgados. Se calcula que los alegatos se desarrollarán durante diciembre y el dictado de la sentencia quedará para el 2016.

El segundo juicio local por crímenes cometidos durante la dictadura se extenderá más de lo previsto debido a la incorporación de nuevas causas que decidió el Tribunal Oral Federal Nº2. Inicialmente se calculaba que iba a finalizar entre octubre y noviembre pero ahora se espera que la sentencia se dicte en febrero del año próximo.
En el transcurso de esta semana las partes se trasladarán a la ciudad de Mendoza, donde habrá audiencias el miércoles y jueves para escuchar los últimos testimonios propuestos por la defensa por los casos tratados durante el año.
Y una vez terminado con esos testigos, los fiscales Dante Vega y Pablo Garciarena leerán el resumen de los hechos que se incorporarán en esta etapa del debate oral para comenzar a tratarlos formalmente.
“Se han acumulado seis causas que fueron elevadas a juicio durante este año y el tribunal decidió esperar un poco a que esos casos suban para incorporarlas y así no tener que hacer un nuevo juicio”, explicó Garciarena a UNO San Rafael.
Se tratan de hechos que son adjudicados a algunos de los ex policías y ex militares que ya están siendo juzgados. Es un cruce de hechos e imputados. Hay delitos a los que se sumarán más imputados y a algunos acusados se le imputarán otros hechos. Sólo hay un hecho nuevo, es decir que no había sido tratado hasta el momento en el debate oral.
“Por ejemplo, a Luis Stuhldreher le ampliamos (la responsabilidad penal) a otras víctimas que ya estaban en el debate y hay hechos concretos que solamente tenían tres o cuatro imputados y los ampliamos a más acusados”, añadió el fiscal federal.
Es que durante la dictadura había una red de personas de distintas funciones y jerarquías para llevar adelante las detenciones ilegales, torturas, desapariciones y otros delitos, en los que había responsabilidades cruzadas.
De todos modos, hay más causas de delitos cometidos en la dictadura en el Sur que estaban para ser llevadas a juicio en el transcurso de 2015 pero no podrán ser incorporadas a este debate oral porque fueron apeladas ante la Cámara Federal y aún no han sido resueltas.
Y aunque sean resueltas en los próximas días, ya no entrarían en este juicio porque el tribunal ha decidido no extenderlo más.
Garciarena calcula que se realizarían los alegatos durante diciembre y su duración dependerá de la cantidad de audiencias que se fijen por semana, ya que las argumentaciones llevarán varios días porque deben alegar los dos fiscales por todos los hechos, los tres querellantes que representan a las víctimas y los cuatro defensores de los acusados.
“Si los alegatos no terminan en diciembre, pasaríamos a febrero (en enero hay feria judicial) y la sentencia quedaría para 2016, pero la agenda del juicio la define el tribunal”, agregó.
Quedan pendientes los prófugos
El juicio comenzó el 26 de marzo de este año con más de 70 hechos y 26 imputados, pero con las incorporaciones de nuevas causas “han llegado a 80 hechos y son los mismos imputados”, explicó el fiscal federal Pablo Garciarena.
Consideró que se ha tratado la mayoría de los delitos cometidos durante la dictadura en el Sur que se le adjudican a este grupo de imputados.
Solamente quedaría por juzgar a los imputados prófugos, como el padre Revérberi, Ocampo, Silva, y los casos elevados a juicio cuya apelación aún no se resuelven.
En el caso del conocido sacerdote, que se encuentra en Italia con la extradición pendiente, se le imputa encubrir torturas, ya que varios testigos declararon haberlo visto en centros clandestinos de detención y haber tratado de convencer a los torturados para que dieran la información lo que les intentaban sacar a la fuerza.
José Luis Salas
unosanrafael2012@gmail.com

Comentarios