Política
Domingo 09 de Octubre de 2016

"Se pierden elecciones cuando un partido se aleja de la gente"

El sanrafaelino será el nuevo conductor del peronismo mendocino y quiere organización en lugar de liderazgos. Afirma que ya le dieron tiempo al oficialismo para poner orden, pero que ahora es momento de evaluar su gestión

Desde el sábado 2 de octubre, Omar Chafí Félix, ex intendente de San Rafael y ex diputado nacional y provincial, tiene un enorme desafío por delante: ser quien lidere la reconstrucción del peronismo tras la decena de derrotas del 2015.

Con Roberto Righi, con quien encabeza la lista de unidad para las internas del 7 de noviembre, se han propuesto un estilo más dialoguista y menos cerrado que el de la conducción anterior, de la cual Félix se considera "el principal crítico".

Sin embargo hay otras metas no menores. Lo primero es lograr convertirse en una oposición que deje conformes a los diversos sectores del peronismo, muchos de ellos enfrentados por la dicotomía de ser permisivos con el oficialismo y obtener beneficios –sobre todo los intendentes– o plantarse como una oposición más crítica a las decisiones de Alfredo Cornejo. Lo segundo, que el partido salga indemne de la interna, que muchas veces es un proceso más feroz que el de enfrentarse al oficialismo.

En desentrañar estos dilemas es en lo que se ocupa actualmente el sanrafelino.

–¿Qué tan dificultosa le resulta esta etapa de reconstrucción del PJ?
–Es reorganización más que reconstrucción. Se requiere mucho diálogo con legisladores, militantes, intendentes, sectores internos... Es bastante complejo.

–Era una etapa necesaria.
–Después de derrotas consecutivas se hacía necesario un análisis, si bien las causas son bastante sencillas. Se pierden las elecciones cuando un partido se aleja de la gente.

–¿Todavía están en el momento de la autocrítica?
–La autocrítica tiene que ser un estado permanente, porque tiene que ver con cada paso que damos y hay que analizarlo. Algunos miran el pasado nada más que por extrañar los éxitos y eso nos transforma en nostálgicos de los éxitos. No queremos ser eso. Además, el presente y el futuro plantean desafíos diferentes. Lo único que no deben cambiar son las filosofías, las causas profundas.

–¿A nivel local se complicó más que a nivel nacional el PJ?
–Ha sido un proceso diferente. Yo soy muy crítico de la última gestión justicialista. En general el justicialismo tiene como método de construcción la persuasión. Lo cambiamos por la confrontación. A veces es necesaria, porque es lo que marca las diferencias. Pero debe darse para llegar a la persuasión. El tema es que si consideramos que tenemos razón en algo, cómo hacemos para convencer al otro de esto. ¿O simplemente lo enfrentamos?

–¿Esto pasó en el peronismo local?
–En Mendoza se sumó la falta de un proyecto político que los mendocinos percibieran como solución a sus problemas y llevado adelante por gente idónea.

–¿Francisco Pérez fue un síntoma de un mal gobierno o fue el principal problema?
–Tuvo que ver con la falta de debate interno del justicialismo, que finalmente derivó en decisiones tomadas por pocos. Por conservar poder político, se prefería priorizar a los que tenían afinidad o lealtad. Además es muy costoso plantear una interna, costoso en cuanto a lo económico y en materia política. Es difícil para los que quieren plantear un cambio oponerse a la conducción.

–Pero ustedes sostuvieron a Pérez...
–El peronismo es respetuoso de quienes gobiernan cuando somos oficialismo. Al peronismo lo que le ha faltado es remplazar el liderazgo por organización. Cuando perdimos, lo que no hubo fue orden interno que permitiera la conducción.

–¿Ésta será su impronta?
–Con Righi queremos lograr la organización. Hoy está más que claro que nadie en el justicialismo provincial puede decir "yo lidero".

–Hay quienes se quejan de que están haciendo una oposición light.
–El proceso de oposición no tiene que ser ni complaciente ni obstruccionista. Tiene que ser eso: oposición, que ponga por encima de todo los intereses de los mendocinos. Y que actúe en función de eso. He escuchado a muchos políticos decir: "Nosotros queremos que al gobierno le vaya bien". En realidad nosotros queremos que a la gente le vaya bien.

–¿El endeudamiento del Presupuesto será su primera muestra opositora?
–Hay que ver. Todo está supeditado a la información acerca de la evolución del endeudamiento otorgado, de lo que se ha hecho con las emergencias. Lo estudiaremos para tomar una decisión en conjunto.

Comentarios