Alvear
Martes 08 de Noviembre de 2016

Se recupera favorablemente el hombre mordido por una serpiente

El ataque de la yarará ocurrió el domingo en un campo en la zona de Canalejas, Alvear. Este martes podría abandonar la terapia intensiva.

Rafael Reyes, el carmensino de 69 años que el domingo fue mordido por una serpiente, se recupera favorablemente en el hospital Enfermeros Argentinos de Alvear y este martes podría abandonar la terapia intensiva

El incidente ocurrió a la salida de la estancia ubicada en la ruta nacional 188 a la altura del kilómetro 701. Cuando caía el sol, Rafael y su hijo emprendían el regreso a casa pero al descender de la camioneta para abrir la última tranquera, el hombre sintió que los colmillos del ofidio se le incrustaban en el talón derecho.

Después de ser trasladado en la ambulancia de Canalejas, paraje ubicado a 111 kilómetros de la ciudad de Alvear, el paciente fue asistido según el protocolo: le aplicaron el suero antiofídico además de antibióticos y corticoides y tras estabilizarlo lo internaron en la sala de cuidados intensivos "por precaución, no porque esté grave", remarcó el doctor Omar Nodari.

Reyes "evolucionó muy bien porque no presentó todos los síntomas característicos que produce el veneno de la serpiente. Tal vez no era una Yarará o no alcanzó a inocularle todo el veneno. Mañana (por este martes) podría pasar a terapia intermedia o una sala común", agregó el médico.

La yarará es una serpiente que pertenece a la variedad "Bothrops". En los campos del sur mendocino es parte de la fauna de monte la Yarará Chica y la Ñata.

"Es común en la zona y aunque no son agresivas, al verse amenazadas porque uno las toca o está a corta distancia, atacan", comentó Julián Baroneto, guardaparque de Recursos Naturales Renovables en Alvear.

Jorge Escudero, también de la oficina local de ese organismo aseguró que "hay que tener cuidado porque en el campo uno se las puede encontrar en el lugar menos pensado, como ahora, cerca de la tranquera o también sobre ella en los palos o enroscadas en las ramas de un algarrobo".

Más allá de la advertencia, para llevar tranquilidad de la comunidad, Escudero recordó que "se la encuentra en el campo y salvo casos excepcionales, como podría ser en la época de incendios de monte nativo, no se la encuentra en la zona urbana".

Forman parte de la fauna sureña

En Mendoza la yarará chica y la ñata es parte de la fauna de monte, no así la yarará grande que le gustan los ambientes húmedos y es más raro verla en pastizales secos.

La cascabel también se la ubica en el territorio mendocino cercano al río Salado, en toda la línea fronteriza con San Luis. La coral es otra de las especies de ofidios venenosos que se puede hallar en suelo mendocino.

Dentro del ramo de las serpientes que no son venenosas, predomina la culebra o la llamada falsa coral.

Comentarios