Policiales
Viernes 17 de Abril de 2015

Simularon vender una vivienda y estafaron a un matrimonio puntano en $400.000

Publicaron un aviso clasificado en una conocida revista local. Aparentemente habrían alquilado la casa por unos días y la ofrecían a la venta. La estafa se realizó en el hall de la delegación de Rentas.

Un matrimonio de ancianos de la localidad puntana de Unión fue víctima de dos estafadores que simularon la venta de una vivienda y les robaron $400.000.
El ardid comenzó cuando los ladrones publicaron en una revista de clasificados la venta de la propiedad ubicada en el barrio Unimev. La carnada surtió efecto cuando la pareja de ancianos se comunicó con los estafadores y pidió ir a verla.
El matrimonio viajó hasta San Rafael, donde vive uno de sus hijos, y tras visitar la casa ofreció pagar $400.000 de los $560.000 que pedían los simuladores.
Esto que ocurrió hace unas semanas se concretó este jueves cuando se cerró la operación en el hall de la delegación de Rentas ubicada en la avenida Hipólito Yrigoyen, casi 25 de Mayo.
Es que uno de los delincuentes lo citó en un café cercano y el hombre de unos 73 años, ex comerciante, lo acompañó hasta Rentas para terminar con la operación.
Allí cuando los dos esperaban para iniciar la documentación, apareció otra persona que se presentó como escribano y le pidió al anciano el dinero para depositarlo sin que el hombre supiera que en esa delegación no se realizan depósitos.
El escribano "trucho" tomó el bolso, subió las escaleras y desapareció. Pasados los minutos y como el "escribano" no regresaba, el anciano fue a buscarlo y para su sorpresa no lo encontró. En ese instante se dirigió al vendedor y le pidió explicaciones que el estafador hábilmente supo eludir con la excusa que no sabía lo que estaba pasando y que se iba a encargar de solucionar el tema.
Dadas las explicaciones del caso y con la excusa de averigüar que estaba pasando, el estafador le pidió al anciano unos minutos para resolver el inconveniente e ir a buscar al escribano. Así fue como caminó hasta a una puerta cercana que daba al exterior y simplemente desapareció.
En este marco, el anciano esperó hasta que habló con un empleado de la delegación y se dio cuenta que lo habían estafado.
El hecho quedó radicado en la Comisaría 32 que dio intervención a la Justicia que ordenó la investigación del caso.

Comentarios