La provincia
Domingo 26 de Julio de 2015

Sin políticos, se homenajeó al Santo Patrono de la provincia

Laura Zulián
zulian.laura@diariouno.net.ar

Como todos los años, Mendoza le rindió homenaje a su Santo Patrono Santiago Apóstol. Como en toda celebración, hubo música, baile y comidas típicas. Pero hubo algo que rompió con la tradición. Esta vez el gobernador de la provincia, Francisco Pérez, estuvo ausente. Tampoco estuvieron el vicegobernador y ni siquiera los electos Alfredo Cornejo y Laura Montero.
La procesión salió minutos pasadas las 15 desde la parroquia Santiago Apóstol y San Nicolás, para recorrer las calles céntricas y volver a celebrar la misa entre los fieles, que esta vez quizás por ser sábado fueron menos que en años anteriores.
Los peregrinos asistieron a la misa en conmemoración del Patrono, colmada de sobriedad y respeto y bañada en aroma a incienso, y al finalizar aplaudieron y sacudieron sus pañuelos blancos y amarillos.
El vocero del Arzobispado, Marcelo De Benedectis, fue quien en esta ocasión se llevó el cariño y los abrazos de los creyentes que, otrora, supieron ir para Paco Pérez.
“Queremos mantener muy viva en el corazón de los mendocinos la presencia de Santiago Apóstol. De hoy nos llevamos tres signos: el primero es el de peregrinar, no es bueno detenerse, el caminar deja los problemas atrás, por eso hay que caminar, caminar y caminar; el segundo es el de la eucaristía, el pan de la vida, Jesús; y el tercero es el Patrono como un punto de encuentro y unidad de todos los mendocinos”, dijo De Benedectis al finalizar la homilía e invitó a todos a que se saludaran y abrazaran pese a ser desconocidos.
Muchos de los fieles se quedaron una vez terminada la misa a comprar y comer algunas de las cosas dulces que se vendían en la parroquia y ver los espectáculos folclóricos y de baile.
“Vengo porque soy muy devota de la Virgen y del Señor. Al Patrono le pido que nos impulse a seguir el camino de Dios y que predomine la luz, la paz y la alegría de compartir la vida”, dijo Yolanza Lazo (66), una devota de Guaymallén.
Elena Fretes (74) fue con su amiga desde hace 50 años Cristina a rezar por la provincia. “Le pido paz y tranquilidad para todo el mundo. Que Dios y el Patrono nos ayuden”, comentaron las mujeres de Maipú.
“Vengo todos los años, no le pido nada. Debo ser la única que no le pide nada”, contó entre risas Diana Echegaray (54), quien llevó a sus dos nietas a rezar por el santo provincial.
Hubo sólo tres representantes del Ejecutivo provincial, que ocuparon la primera fila de sillas frente al altar en la Peatonal: Marizul Ibáñez, de Cultura; María Inés Abrile de Vollmer, de la Dirección General de Escuelas, y Rolando Baldasso, de Infraestructura.
Baldasso justificó la ausencia del gobernador. “No puede estar mucho tiempo parado y tener presión en el tobillo, no puede estar en muchos lugares”, dijo el ministro.

Comentarios