Espectáculos
Martes 27 de Diciembre de 2011

Sólo 16 días de miel

Solo 16 días tardó la cantante irlandesa  Sinead O'Connor en divorciarse del que hasta ahora era su cuarto marido, Barry Herridge, con el que se casó en Las Vegas (Nevada, EE.UU.) el pasado 8 de diciembre.

Ella misma hizo pública la noticia en su blog, en el que explicó algunos de los motivos de esta separación: principalmente la "actitud del círculo" de su ya exmarido.

O'Connor, de 45 años, asegura que el "comportamiento de cierta gente" ha sido determinante, incluso desde el momento en el que se celebró la ceremonia. "Mi marido estaba enormemente herido por la actitud de sus más íntimos con él con respecto a nuestro matrimonio", afirma O'Connor en una larga carta que publicó este martes. "Me di cuenta de que si él se quedaba conmigo iba a perder mucho. Y que estar conmigo no iba a serle positivo, inteligente para su carrera o inteligente de cualquier otro modo. Vi cómo su vida se marchaba por cómo la gente cercana a él se comportaba. Y no puedo llevarme la vida de nadie. Y una mujer debe ser la alegría de su esposo. Así que ¿amas a alguien? Libéralo".

En una entrevista concedida hace unas semanas a El País, O'Connor explicaba que había estado buscando un novio y que había encontrado uno "perfecto", que cumplía con todas sus exigencias. "En realidad tuve que ser flexible con una: pedí uno a partir de 40 años y él tiene 38, pero me pareció que podía no ser tan estricta en ese aspecto". La cantante ya se había casado otras tres veces, tiene tres hijos de anteriores relaciones.

Aún así, O'Connor asegura que sigue amando a su esposo. "Es un hombre maravilloso. Lo adoro. Siento no haber sido una mujer más normal". Además, según la intérprete de Nothing compares 2 U, tanto ella como Herridge cometieron un error al darse tanta prisa para casarse, lo que ha hecho a su marido "terriblemente infeliz".

La cantante también explica que, aunque su matrimonio duró 16 días, solo convivieron durante siete, hasta el día de Nochebuena. O'Connor pide además a sus fans y lectores de su blog que recen por su "adorable esposo", para que esté bien. "No se preocupen por mi, tengo mucha experiencia en estos asuntos. Ocupo un buen lugar en la vida. Y feliz". Y, como ella misma asegura, se queda con el consejo que le dio un buen amigo: "¡Bueno, al menos te casaste en un Cadillac rosa en Las Vegas! No se puede ser más rock and roll que eso".

Fuente: ElPais.es

Comentarios