Espectáculos
Jueves 08 de Septiembre de 2011

Sorín filmará en Mendoza

Carolina Baroffio
uno_escenario@diariouno.net.ar

Carlos Sorín vendrá a fin de mes a Mendoza para rodar una publicidad de agua mineral. El cineasta utilizará como locaciones los encantadores escenarios de la reserva natural Villavicencio, para contar una breve historia protagonizada por una mendocina.

Para esto, Mario Mahler se ha puesto al frente de la búsqueda de la joven protagonista. Trabajo de dirección de casting que Mahler realiza para casi todas las producciones comandadas por Sorín.

La jornada del lunes la dedicó a los guardaparques, y entre los locales se lleva a uno como “el elegido”.

En tanto, ayer pasó todo el día en un hotel céntrico tomando pruebas a las chicas, de entre 23 y 30 años, que tímidamente se acercaron para ganarse el papel de docente rural que cumple con las tareas de un censo en un pueblo del interior.

Así como lo dictan algunas de las películas de Sorín (Historias mínimas, El perro, La ventana), Mahlen no condicionó el casting y abrió el juego a quien se anime a asumir el rol.

“Si vienen actores, todo bien, o si son estudiantes de teatro, también, pero tal vez el papel quede en una maestra o en una estudiante de ingeniería”, arriesgó para determinar: “Busco una joven simpática, linda por dentro, sencilla... El secreto está en la mirada”.

Mario Mahler es también actor de teatro, y sumado a su experiencia profesional sabe generar un buen clima para la realización de un casting.

En su extenso historial cuenta con trabajos similares no sólo para Carlos Sorín (“el me enseñó eso de mirar a los ojos, siempre me llama y siempre estoy en sus películas”), sino también para otros filmes como Revolución o Estela (filme dedicado a la vida y obra de Estela de Carlotto que pronto llegará a los cines).

Asegura el hombre que no existen grandes diferencias entre tomar un casting para una película y hacerlo para una publicidad.

“El objetivo siempre es el mismo, es una búsqueda, y uno no sabe con qué se puede encontrar. En todos los casos, la decisión no pasa sólo por mí, la palabra final la tiene el director”, explicó.

El hecho de rodar un comercial lejos de Capital Federal no es común, según contó el experto. “Generalmente se hacen en Buenos Aires, si se necesita a un mendocino se lo busca allá, pero esta vez quisimos venir y hacer todo desde acá”, consideró.

Con una pequeña cámara de filmación en mano, Mahler se dispuso a registrar cada chica de las decenas que se lanzaron a tomar el casting. Muchas de ellas eran no-actrices tentadas por la experiencia de conocer personalmente a Sorín y –mucho más– por el dinero que se ofrece como remuneración: más de siete mil pesos por los dos días de trabajo.

Comentarios