Deportes
Sábado 10 de Diciembre de 2011

Sportivo Guzmán, un club perseguido por Julio Grondona

El equipo tucumano reclamó judicialmente su derecho a votar para presidente de AFA y hoy paga las consecuencias. El domingo juega la final de la Liga, pero le niegan quedarse con la recaudación. Temen desafiliación.

Sportivo Guzmán sigue firme en su postura y la posibilidad que no se juegue la final contra Deportivo Aguilares está cada vez más cerca. "Todavía estamos esperando que las autoridades de la Liga llamen una reunión con los dirigentes de ambos clubes para que, como corresponde, organicemos el partido. Si esto no se hace, no presentaremos al equipo", destacó Gustavo Tapié.

El directivo de Guzmán insiste que se le faltó el respeto al club que conduce. "Actuaron como si Sportivo perteneciera a otra Liga. El miércoles me presenté para saber si hacíamos de local. Me entregaron un papel doblado donde se indicaba cómo se había organizado todo. Según nos dijeron, toda la recaudación será para la gente de Aguilares, cuando lo normal sería que se cubran los gastos y se divida en partes iguales", señaló.

En el sur no se quedaron callados. Luis Carrizo, vicepresidente de Aguilares, sostuvo que jugar en el estadio de San Martín generó varios inconvenientes. "Tenemos que recorrer más de 100 kilómetros y eso implica un gasto extra. Estamos de acuerdo en compartir los gastos de organización, pero no el total de la recaudación. Sportivo tiene que entender esto", anunció el directivo.

Posible castigo

En los pasillos de la Liga hay un profundo malestar por la postura que tomaron los directivos de Sportivo. "Somos nosotros los que organizamos el encuentro porque si lo hacen los clubes, nunca se pondrán de acuerdo", destacó Darío Zamoratte, tesorero de la entidad madre del fútbol tucumano.

El directivo confirmó que el encuentro fue programado para el domingo a las 17.30. "Está todo dicho; Sportivo decidirá si se presenta o no. En caso de que no lo haga, por lo que dice el reglamento, le corresponderá la desafiliación porque el encuentro es una final", informó.

Zamoratte también disparó munición gruesa contra los Sportivo Guzmán. "Siempre están poniendo palos en la rueda. Ya hicieron una denuncia en contra de la AFA, pretendiendo votar para presidente de esa entidad; están peleados con la mayoría de los clubes y, por una tontera, no quieren jugar la final. Ellos sabrán", concluyó.

El episodio refleja un nuevo eslabón persecutorio contra las entidades que reclamaron judicialmente su derecho a votar al presidente de la AFA.

Sportivo Guzmán así lo hizo y hoy está sufriendo las consecuencias de parte del autoritarismo provincial que es un correlato exacto del que utiliza a diario Julio Grondona desde la AFA. En una actitud tan inédita como vergonzosa se pretende negarle a Sportivo su parte de la recaudación de la final, que, naturalmente, por ser un juego decisivo, será muy abultada. No hay razonamiento que respalde este atropello.

Sólo una verdad vergonzante dicha en off: "Estos que se tiraron contra Grondona ahora tendrán su merecido". Lamentable, penoso, incalificable. Vale recordar además que el diputado nacional Gerónimo Vargas Aignasse, autor del proyecto de "Ley del Fútbol", que pretende democratizar y federalizar esta actividad es un destacado socio de Sportivo Guzmán, lo que no hace sino multiplicar la inquina con la que esta digna y señera entidad tucumana es tratada en el seno de su propia Liga. No es novedad pero indigna de igual modo. Es el fútbol de Grondona.

Fuente: A24.com

Comentarios