Espectáculos
Martes 25 de Octubre de 2011

Su secreto para estar infartante

Es Lucila Fernández, pero se la conoce como “Luli”. Hace más de diez años que es modelo, hace desfiles y campañas gráficas, fue tapa de las revistas más importantes del país y se dedicó a la conducción. Hoy conduce Poker Stars (ESPN) e integra el equipo de Justo a tiempo, el programa de entretenimientos que conduce Julián Weich en Telefe. Además, está de novia desde hace dos años con el jugador Pablo Mouche, delantero de Boca Juniors, con quien convive desde hace un año.

¿Cómo hace para estar tan diosa? Bueno, además de lo que la naturaleza le dio, Luli cuenta en una entrevista para la revista Viva cómo pone su granito de arena:

- Juega al fútbol una vez por semana en Las Post Mortem: “Si nos ves el sábadoa la mañana, la mayoría viene post resaca, post alcohol. Pero nos va bien, vamos segundas”, se jacta Luli.

- Tres veces por semana patina en rollers entre 40 minutos y una hora. “Después me subo a la plataforma vibratoria, donde trabajo los glúteos, las piernas y los brazos”, confiesa.


- “En la cara me hago radiofrecuencia, que te tensa la piel. Es para prevenir, porque al maquillarme todos los días, se ensucia. No tomo sol, y me hago mesoterapia en las piernas”, explica.


- “Como de todo. A la mañana desayuno un alfajor con un café con leche. Lo corto en cuadraditos. En época de campañas, almuerzo muy liviano: una ensalada. Eso hace que a la tarde no tenga tanto hambre y me coma una chocoarroz con un buen café con leche. A la noche, suelo cenar pastas, carne, pollo o pescado. Y cuando no es época de campañas, almuerzo lo que quiera. Así me mantengo en los 50 kilos. ¿Mi debilidad? Las papas fritas de paquete y la Coca Light. Soy bastante sana, no fumo, casi no tomo alcohol, no me drogo… ¡Me puedo permitir unas papas fritas!”, dice Luli. Y, sí, claro!!!


Ahora, no nos dejemos engañar por el “como de todo” de las diosas de la tele: no desayunan café con leche con medialunas, almuerzan milanesa con papas fritas, meriendan mate con bizcochitos y cenan ravioles a la bolognesa, eh? Además, compensan “el” alfajor con un montón de actividad física… ¡que no nos engañen!
 

Comentarios